¿CUÁNDO Y CÓMO LOGRAREMOS MEJORAR LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN?

0
39

Por: Hugo Pérez White

Nosotros también tenemos nuestro propio dilema con la calidad de la  educación, tema central que ha movido a miles de estudiantes a realizar marchas en diferentes ciudades del país con  el objeto de que las demandas estudiantiles sean atendidas en su totalidad por parte de las autoridades gubernamentales.-

Esta dicotomía que se produce entre los sectores en conflicto se ha dificultado por la imposibilidad de dialogar y porque la virulencia física y verbal se ha desatado en los enfrentamientos callejeros.-

Estas manifestaciones estudiantiles que han logrado remover las conciencias de los ciudadanos han permitido que pequeños grupos exaltados con sus rostros cubiertos para  evitar ser identificados en el fragor de los enfrentamientos contra las fuerzas policiales, utilizando la protesta estudiantil como propias han provocado mayores conflictos entre las partes para sentarse a  dialogar-

Si bien es cierto que el diálogo racional para discutir ideas está roto por ambas partes, no es menos cierto que el desorden y la violencia grupal y la represión lógica que estas manifestaciones provocan, está llevando a la sociedad a una convivencia deteriorada por la pérdida del principio de autoridad y la  desconfianza en las instituciones del estado que no son capaces de satisfacer las esperanzas y las inquietudes de gran parte de la ciudadanía que se siente atropellada en sus derechos constitucionales.-

La población chilena en todos los sectores poblacionales incluyendo los grupos sociales antagónicos desde el punto de vista económico están permeadas de alguna manera por la educación, ya sea porque alguna vez han sido alumnos hoy son alcaldes, concejales, diputados, senadores y jefes de servicios  y  otros pertenecen a organismos del estado que tienen relación directa con la educación por lo tanto  tomar el problema como  intransigencia de poderes no ayuda a solucionar los problemas  y  con estas actitudes de oídos sordos, no quieren someterse a la racionalidad, la que nos permite resolver ésta y otras diferencias humanas.-

Lo  más preocupante en todo este embrollo dialéctico que se ha armado para buscar las soluciones adecuadas a las circunstancias que vive el país en el aspecto educacional es que todos los actores involucrados coinciden  en los principios fundamentales del descontento, pero, al momento de dar a conocer sus propias conclusiones cada uno tiene un punto de vista diferente y además se suma la intransigencia producto de las presiones que se ejercen en todos los niveles de decisión y así no se puede llegar a ningún  acuerdo razonable.-

Ante todo este panorama lleno de incertidumbres, la calidad de la educación sigue  su proceso decadente y cada día vemos actos reñidos con la buena y sana convivencia estudiantil, en los cuales aparecen disfrazados de diferente manera, para no ser reconocidos posteriormente y caer en manos de la justicia, se agrede lanzando líquidos inflamables a la vestimenta de las profesoras que tratan de hacer sus clases con dedicación y entrega, se incendia la oficina de un rector de establecimientos de enseñanza media, se expulsan a determinados alumnos responsables de disturbios, se deterioran las escasas instalaciones que tienen los jóvenes para estudiar y así sucesivamente se va escalando poco a poco

en la escalera de la intolerancia donde nada  gusta a los alumnos que promueven los disturbios y tampoco satisfacen las inquietudes de las autoridades que quieren poner orden en las escuelas y Liceos, eliminar los bochornos callejeros y normalizar el desarrollo de las actividades educacionales para no  perder un año lectivo que en nada ayudaría a mejorar la calidad de la educación.-

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.