¿Qué tan importante es la virginidad en el siglo XXI?

0
14

Por: Carolina Mejia / de10

Giselle, de 19 años, obtuvo 2.5 millones de euros por su virginidad, la cual puso en venta a través de un sitio web

¿Recuerdas tu primera vez? Para algunos es una experiencia traumática y para otros, la mejor noche de sus vidas. Pero en un mundo donde cada vez hay menos prejuicios sobre las prácticas sexuales parece que los mitos alrededor de la virginidad han comenzado a caer y hoy esta experiencia es cada vez menos significativa.

La edad ideal para iniciar la vida sexual no es la misma para todos. De hecho, a lo largo del tiempo hay un cambio significativo en la edad cuando se comienza a tener relaciones. Mientras la generación X, nacida entre los sesentas y ochentas, tuvo su “primera vez” a los 18.1 años, los milennials nacidos entre 1980 y 2000, comenzaron su actividad sexual a los 17.4 años.

Es la única diferencia entre los jóvenes de antes y los de ahora. Hay una nueva tendencia impulsada por los sitios web especializados en servicios sexuales y es la venta online de la virginidad de mujeres jóvenes, quienes en muchos casos ven en esta operación comercial una oportunidad de ganar dinero fácilmente.

Cualquiera puede participar en la puja, pero no todos tienen los medios para ganar la subasta. Giselle, de 19 años, obtuvo 2.5 millones de euros por su virginidad, la cual puso en venta a través del sitio web Cinderella scorts. Lo mismo sucedió con Nicole, una modelo italiana de 18 años que puso su cuerpo a la venta a través de la agencia Elite Models Vip y espera alcanzar ofertas por 3.5 millones de euros.

Y no, estás chicas no son excepciones. Un estudio de la Universidad de Texas afirma que los jóvenes de ahora recuerdan con mayor intensidad el primer beso que la primera relación sexual. Incluso ahora hay prejuicios negativos en contra de quienes permanecen “intocables” demasiado tiempo, pues los vírgenes maduros a menudo no pierden esta característica debido a pocas dotes seductoras, baja autoestima, traumas sexuales o ausencia del deseo.

¿Es hora de olvidarnos de la virginidad? No tan rápido, al parecer. Las ideas en torno a la “pureza” de una persona varían también en las distintas religiones y partes del mundo. En pleno siglo XXI, las operaciones de reconstrucción de himen se siguen practicando y aunque anteriormente se realizaban, sobre todo, en pacientes de países africanos, musulmanes o asiáticos, estos procedimientos son cada vez más frecuentes en el Occidente.

En Estados Unidos, por ejemplo, aún se conserva la tradición del Vals de la Pureza. En este evento, las adolescentes firman un contrato con sus padres en el que se comprometen a permanecer vírgenes hasta el matrimonio. Y aunque parezca anticuado, muchos padres ven este ritual como un acto de amor hacia sus hijas. ¿Y los chicos? Sí, el baile también ofrece un anillo de pureza para los hombres que se comprometan a llegar castos al altar.

Entonces, ¿se están extinguiendo las vírgenes? Aún falta mucho para despegarnos de los tabús y prejuicios que rodean a la pérdida de la virginidad. Pero aunque iniciarse en la vida sexual es una decisión sumamente personal, es importante siempre hacerlo con responsabilidad y conciencia de las consecuencias.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here