Pros y contras de los robots eróticos y el futuro sexual de la humanidad

0
172

Los expertos se muestran preocupados por la aplicación de inteligencia artificial en ámbito sexual, dicen que deben ponerse límites

El tema de los muñecos sexuales siempre ha generado curiosidad y un gran debate entre la sociedad. Una de las últimas noticias que tuvimos al respecto fue la fabricación de Gabriel, un muñeco pensado y creado para el placer femenino.

Sin embargo, hoy existe algo que preocupa a los especialistas, y es precisamente la aplicación de los avances tecnológicos en este tipo de “juguetes”, lo cual les parece poco ético.

Noel Sharkey, profesor emérito de Robótica e Inteligencia Artificial de la Universidad de Sheffield, en ReinoUnido, indica que para empezar, debería prohibirse la importación de robots sexuales semejantes a niños.

Este científico escribió el informe Our Sexual Future With Robots (Nuestro futuro sexual con robots), en el que pone sobre la mesa sus preocupaciones. Señala que aunque aún son pocas las empresas que los fabrican, se avecina toda una revolución en este tema.

Sharkey señala que en este momento no se podría tener una cifra concreta acerca de cuántas personas tienen un robot sexual, ya que los fabricantes no proporcionan datos sobre sus ventas. Pero el científico dice que es hora de tomar conciencia y visualizar un posible futuro en el que los humanos y los androides tengan relaciones sexuales, según cita Sexlecciones.

Pero ¿para qué podrían usarse?

En el informe de Sharkey se exponen estos ejemplos:

– Para usarlos en burdeles

– Como acompañantes sexuales para quienes se sienten solos o para personas mayores

– Nuevos tipos de “cura sexual”

– Una herramienta de terapias para violadores y pedófilos

El último punto es el más delicado de todos, porque a pesar de que las muñecas sexuales con aspecto infantil ya existen, aún debe determinarse si tener una debería ser legal o no.

La BBC señala que los robots sexuales son un fenómeno relativamente nuevo y que van un paso más allá de las muñecas comunes, aunque en los últimos años, éstas se han sofisticado. La mayoría ya tienen piel de silicona, un esqueleto de metal articulado, así como cabello y ojos muy realistas.

Sin embargo, lo que Noel Sharkey cuestiona es ¿hasta qué punto van a tener un aspecto verdaderamente humano?

 

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.