Hongos en los pies: cómo prevenir y tratar su aparición en verano

0
307

Las altas temperaturas que alcanzan la zona de los zapatos, la transpiración y la humedad se transforman en uno de los medios más propicios para que estos crezcan.

Enero de 2020.- La transpiración, producto de las altas temperaturas en verano, se vuelve común en distintas partes del cuerpo, siendo los pies una de las zonas más humedecidas. Y de no tomar los cuidados necesarios, esto puede provocar la aparición de los molestos hongos.

“La aparición de hongos no tiene que ver solo con la limpieza, sino también tiene relación con el tipo de calzado que se usa, la transpiración excesiva de los pies, así como no secarse las zonas interdigitales después del baño o piscina”, asegura el Dr. Marcos Huilcamán, infectólogo de Clínica Ciudad del Mar.

La micosis es la infección producida por los hongos. Es una enfermedad contagiosa y que se transmite de manera directa, entre humanos y animales, o indirecta, por ambientes húmedos que se encuentran contaminados. Es más común que ocurra en los pies o en la ingle.

«Generalmente, la micosis se presenta en los pies como descamación y fisuras (cortes) entre medio de los dedos o también en la planta del pie, por microvesículas (ampollas) o por el engrosamiento o cambio de color de las uñas. En la ingle se puede distinguir por un enrojecimiento de la zona, que tiene un borde escamoso y causa mucha picazón“, explica la doctora Irene Araya, dermatóloga de Clínica Santa María.

¿Cómo prevenir?

El Dr. Cristián González, dermatólogo de Clínica Vespucio, entrega recomendaciones para prevenir este tipo de padecimientos:

  • Secar bien los pies después del baño, especialmente entre los dedos.
  • Usar una tolla solamente para los pies.
  • Evitar andar descalzo en camarines, gimnasios y duchas públicas.
  • Evitar uso de calcetines sintéticos.
  • Evitar calzados muy cerrados.
  • Hidratar bien los pies en forma diaria.

A pesar de la precaución, existen personas más propensas a este tipo de bacterias. En este sentido, el dermatólogo de Vidaintegra, Dr. Andrés Lehmann, señala que: “En general, los pacientes con mayor riesgo son los ancianos, diabéticos e inmunodeprimidos (trasplantados o con VIH), que pueden tener complicaciones progresivas en menor tiempo”.

El peligro de la falta de cuidado

Una infección no tratada podría provocar la expansión de los hongos en otras partes del cuerpo. Según el dermatólogo de Clínica Vespucio, “el riesgo es que primero los hongos se extiendan entre los dedos y la planta de los pies, para después expandirse a la región inguinal, y, eventualmente, también pueden aparecer en las manos”.

Además, agrega que “si la persona se rasca y provoca heridas, puede favorecer la aparición de bacterias, como estafilococo o estreptococo, que complican la micosis de los pies, es decir, pasa a ser una micosis de los pies sobre infectada que puede provocar aumento de volumen, dolor, e incluso fiebre”.

Al ser una enfermedad contagiosa, “el riesgo es ser vector para otros integrantes de la familia, así como pueden ser puerta de entrada para otras infecciones bacterianas más peligrosas”, explica el Dr. Andrés Figueroa, dermatólogo de Clínica Dávila.

Tratamiento adecuado: 

En el caso de proliferación de hongos en los pies, existen distintos tipos de tratamientos dependiendo de la extensión de la infección.

“Generalmente, si hay afectación de la piel, se puede solucionar con una crema tópica de antifúngicos por un mes, en cambio, si hay afectación de las uñas, se debe realizar un tratamiento oral con antifúngicos sistémicos”, indica el Dr. Andrés Figueroa.

Respecto a los hongos en la uña del pie, esto “suele comenzar en el borde y se extiende poco a poco hasta la base. Se trata de una infección que deja la uña amarillenta, deformada y gruesa, y puede expandirse hacia otras áreas u otras uñas”, asegura el Dr. Alfredo Labarca, urgenciólogo y jefe de Operaciones de HELP, quien explica que esto “es más frecuente en los pies, por lo que cuando ha tomado fuerza, puede llegar a ser muy doloroso usar zapatos”.

Para esto, otro tipo de tratamiento también es el láser, que elimina el hongo de la micosis a través de los rayos infrarrojos emitidos. El tratamiento depende de la gravedad de la afección y del tipo de hongo que la causa. Es posible que pasen meses antes de que se vean resultados. Además, aun si la enfermedad de las uñas mejora, las infecciones recurrentes son frecuentes.

“Sin embargo, este tipo de hongo sólo desaparece por completo cuando la uña crece y se termina de cortar hasta la última zona afectada, por esto no se trata de un tratamiento rápido. Generalmente dura seis meses en las uñas de las manos y 12 meses en la de los pies”, asegura el Dr. Labarca.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.