Casi 20% de pacientes con Parkinson desarrollan síntomas como hipersexualidad, ludopatía o compras compulsivas

0
71

Las personas que padecen esta enfermedad pueden sufrir trastornos vinculados al descontrol de impulsos, cuyas conductas son potencialmente perjudiciales o dañinas para el paciente y/o su entorno, como explica la Dra. Carolina Pelayo, neuróloga de Clínica Dávila.

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa más común, después del Alzheimer. Afecta a aproximadamente 7 millones de personas en el mundo, y, según información publicada en Journal of Parkinson Disease, esta cifra aumentará a 12 millones en 2040.

Esta enfermedad suele asociarse a temblores involuntarios. Sin embargo, el Parkinson también se caracteriza por otros tipos de trastornos, dentro de los cuales se encuentran los desajustes conductuales, o también denominados descontrol de impulsos. Según un estudio de la Universidad de Oxford y la Universidad de Bristol, publicado en Neurology.org, un 19% de los pacientes con Parkinson padece algún tipo de descontrol de impulsos.

“El trastorno de control de impulsos es relativamente frecuente en estas personas y consiste en una serie de conductas potencialmente perjudiciales o dañinas para el paciente u otros, que son realizadas en forma repetitiva, excesiva y compulsiva”, explica la Dra. Carolina Pelayo, neuróloga de Clínica Dávila.

¿Cuáles son estos comportamientos?

Las conductas de descontrol de impulsos incluyen la hipersexualidad, compras compulsivas, juego patológico (ludopatía), comer en forma excesiva (hiperfagia), entre otras.

“En los distintos estudios se ha visto que la prevalencia de este trastorno afecta alrededor de un 10 a 20% de los pacientes con enfermedad de Parkinson. Sin embargo, al evaluar cuál es el subtipo más frecuente, se ha visto que esto varía según ubicación geográfica, características sociales y económicas, lo que sugiere que, en parte, el tipo de trastorno de control de impulsos que desarrollará el paciente pudiera estar influenciado por estas variables”, sostiene la Dra. Pelayo, quien participa del estudio de Clínica Dávila en el que se está investigando la prevalencia de estos trastornos en Chile, y cuál es el subtipo más común.

Los pacientes que presentan síntomas de descontrol de impulsos pueden desarrollar uno o más, y estos pueden tener graves consecuencias en sus vidas y en las de sus entornos. A continuación, la especialista de Clínica Dávila explica cada uno de ellos:

Hipersexualidad: consiste en la intrusión de pensamientos y sensaciones sexuales que se van haciendo cada vez más frecuentes, intensas y compulsivas. Se manifiesta desde una demanda sexual excesiva hacia la pareja, hasta el exceso de pornografía, promiscuidad, exhibicionismo y prostitución.

“Hay casos dramáticos de pacientes que se han contagiado de VIH u otras enfermedades de transmisión sexual, y otros que tienen conductas masturbatorias incontrolables, en lugares públicos y privados”, afirma la Dra. Pelayo.

Juego patológico: se define como la conducta recurrente y persistente de jugar o apostar. El paciente tiene la incapacidad de resistir el impulso de apostar, a pesar de sus consecuencias, y no es capaz de lograr el autocontrol. Presenta inquietud e irritabilidad ante la abstinencia.

“Se ha visto que la adicción a las máquinas ‘traga-monedas’ es el tipo de juego preferido entre estos pacientes. Pero también hay casos de personas con grandes deudas, embargos de casa y autos”, sostiene la neuróloga.

Compras compulsivas: corresponde a la necesidad irresistible de adquirir más de lo que la persona necesita o puede pagar.

Hiperfagia o alimentación compulsiva: ocurre generalmente en la noche, sobre todo en pacientes con trastornos del sueño asociados. Habitualmente prefieren alimentos dulces, como chocolate. Estos pacientes suelen subir bastante de peso.

“Punding”: puede definirse como una fascinación intensa por la manipulación continua o clasificación de objetos en forma repetitiva. Algunos ejemplos son: colección de cierto tipo de objetos, armar y desarmar artefactos o herramientas, actividades relacionadas con limpieza y orden, etc.

“Hobbismo”: se ve como un involucramiento excesivo con alguna afición o actividad. Por ejemplo, tejer, pintar, etc. Hay pacientes que están todo el día realizando su hobby, y no se detienen ni para comer.

Causas posibles

Todavía no se sabe con exactitud qué es lo que provoca estos trastornos, pero diversos estudios postulan que “se produce una alteración a nivel del sistema dopaminérgico mesolímbico, que es el sistema que media circuitos de recompensa, es decir, en el que se genera una satisfacción o ganancia frente a un hecho en particular. Es el mismo sistema involucrado en las adicciones”, explica la Dra. Pelayo.

La especialista añade que el principal factor de riesgo son los fármacos agonistas dopaminérgicos que se utilizan en el tratamiento del Parkinson, los cuales potencian la acción y disponibilidad de dopamina en el cerebro.

Tratamiento

El tratamiento de estos síntomas consiste en manejar el esquema farmacológico, o sea, bajar las dosis de agonistas dopaminérgicos, o definitivamente suspenderlos, según cada caso. Muchas veces este manejo se acompaña de apoyo psicológico.

“De todas maneras, siempre hay que buscar si existe alguna patología psiquiátrica concomitante o si el paciente, previo a la enfermedad, tenía tendencia a conductas obsesivas o de riesgo, por ejemplo, apuestas”, sostiene la neuróloga de Clínica Dávila.

El médico tratante debe explicarle al paciente y a sus familiares los riesgos de estos fármacos y preguntar, en cada control, acerca de los síntomas que pueden provocar. “Para esto se requiere una buena relación y confianza del paciente con su médico. Para responder con sinceridad, porque muchas veces se sienten avergonzados o minimizan los síntomas. Por eso, tanto el paciente como sus familiares deben estar conscientes de cuáles son los posibles trastornos y síntomas, para pesquisarlos precozmente. Mientras antes se detecte, mejor es el manejo y pronóstico”, asegura la facultativa.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.