Codelco Andina ha invertido US$ 400 millones de dólares desde el año 2010 para reforzar nuestra gestión hídrica

0
98

Jorge Sanhueza, gerente de Sustentabilidad y Asuntos Externos de Codelco Andina:

“Nuestro desafío es hacer una minería que se desarrolle de manera armónica con la agricultura y las necesidades de los ciudadanos”

Desde la empresa señalan que el último incidente ambiental de enero pasado no debe opacar los significativos avances que ha tenido División Andina en su gestión hídrica. Informan que en esta década han realizado un gran esfuerzo inversional y humano para hacer un uso eficiente del agua que extraen del río Blanco y cuidar la calidad de sus aguas.

“Hemos invertido US$ 400 millones de dólares desde el año 2010 para reforzar nuestra gestión hídrica, lo que nos ha permitido disminuir nuestro consumo de agua y mejorar la calidad de las aguas del río Blanco”, asegura Jorge Sanhueza, Gerente de Sustentabilidad y Asuntos Externos de División Andina.

Disminución del consumo de agua en los procesos

Según la empresa, su consumo de agua ha disminuido un 15% desde el 2015, capturando sólo 550 litros por segundo desde el Río Blanco, lo que equivale al 3% del agua que transporta en promedio el río Aconcagua (caudal promedio del río Aconcagua es de 18.000 litros por segundo, según la Dirección General de Aguas).

“Andina ha desarrollado diversos proyectos de recirculación, ahorros en los procesos e innovaciones, para lograr hacer más eficientes sus procesos productivos. Es así como hemos disminuido los litros por segundo de agua que se requieren para producir cada tonelada de cobre que se vende al mundo”, explica el ejecutivo.

Aportando para enfrentar la sequía

Asimismo, en noviembre del año pasado la División inició un programa de aporte de agua al río Aconcagua, como una forma de colaborar a paliar los efectos de la sequía que afecta al valle. Desde sus pozos ubicados en el valle, ha entregado a la fecha 1.200.000 metros cúbicos de agua en el río Aconcagua.

“El cambio climático es una realidad, por lo que hemos desarrollado estas opciones de colaboración con las autoridades y el mundo agrícola, entregando agua en el valle, de manera equivalente al agua que capturamos en la zona cordillerana en el Río Blanco, poniendo foco en las temporadas de riego”, puntualiza Sanhueza.

“Adicionalmente, nos interesa ser un actor activo y colaborar en soluciones de largo plazo para el valle, ya que cada día hay nuevos usuarios y la sequía se ha hecho recurrente en la zona central del país. El desafío es hacer una minería que se desarrolle de manera armónica con la agricultura y las necesidades de los ciudadanos”, agrega.

Mejorando la calidad

En términos de la calidad del agua, la minera informa que ha reducido en casi un 90% la presencia de cobre en el río Blanco, alcanzando su nivel más bajo desde que se tienen registros (Promedio 2018 cobre en río Blanco, km 14 área industrial, punto Bb 11: 0,3 mg/l. / Norma Chilena Agua Potable: 2 mg/l.

Parte importante de este logro obedece a la Planta de Tratamiento de Aguas (TADA) y a los canales que impiden el ingreso del agua al yacimiento y depósitos de lastre. Esta planta inició su operación el año 2015, con una inversión de US$ 150 millones y el 2017 desarrolló una nueva etapa, con una inversión adicional de US$35 millones.

“Estas instalaciones refuerzan la captura y el manejo de aguas mineralizadas, que escurren de forma natural por las laderas de nuestro yacimiento. El agua tratada en la planta TADA se recircula a nuestros procesos, con lo cual se mantienen las condiciones naturales de calidad en las aguas del río Blanco y se disminuye la extracción de agua fresca”, explica Humberto Rivas, director de Medio Ambiente de la División.

Adicionalmente, la División tiene un proyecto para reforzar el tratamiento de las aguas contactadas con zonas mineralizadas, que permitirá aumentar la capacidad de tratamiento y asegurar la calidad del río Blanco.

Gestión transparente

La empresa también destaca las acciones que ha desarrollado para transparentar su gestión en la materia, con estaciones de monitoreo que transmiten en línea los datos de PH y conductividad del Río Blanco a la Dirección General de Aguas (DGA), publicación de sus indicadores ambientales en la página web codelcotransparente.cl, una línea de denuncia gratuita (800 222 660) y un diálogo permanente con la comunidad a través de mesas de trabajo.

“Somos conscientes de la realidad hídrica del valle de Aconcagua y por ello nuestra principal preocupación en esta materia es ser cada vez más eficientes en el consumo de agua, con mayores niveles de recirculación, y cuidar la calidad del río Blanco. Nuestra gestión tiene importantes avances en este sentido y tenemos proyectos para seguir en esa línea, de forma que podamos construir una faena minera sustentable, sin impactos al medio ambiente, capaz de convivir armónicamente con las restantes actividades del valle”, concluye Sanhueza.

Gestión hídrica sustentable

  • Consumo de agua de Andina desde el río Blanco, equivale a menos del 3% del caudal del río Aconcagua.
  • Disminución de 15% de consumo de agua desde 2015.
  • Reducción de 90% la presencia de cobre en el río Blanco.
  • Inversión 2010 a la fecha: US$ 400 millones.
PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.