Tradición de crueldad

0
6

Sr. Director:

Al discutirse en la Cámara de Diputados la prohibición de carreras de perros, que afecta principalmente a la raza galgo, la diputada de RN, Camila Flores Oporto, defendió su práctica alegando un presunto deber de respetar las tradiciones chilenas.

La apelación a la tradición es una tradicional falacia lógica. El que algo se haya venido practicando desde tiempos pasados, no permite concluir por sí solo que haya contado entonces con el debido fundamento ni que se deba continuar con ello. Incluso, de haber tenido fundamento, cambian los contextos históricos y sus antecedentes.

Coherentemente con su falacia tradicionalista, en cuanto mujer cabría aplicarle a ella la tradicional restricción a su derecho a voto y a representación popular; tradición que supimos dejar atrás. Además, las carreras de galgos en Chile se iniciaron con propiedad en la ciudad de Requínoa, allá por 1989, hace 32 años, cuando la diputada recién hubiera cumplido dos. ¿Acaso habremos de considerarla «tradicional» a ella desde 2023?

Hemos superado otras tradiciones crueles, como la esclavitud y la pena de muerte; mientras, nos quedan el rodeo, el quiebre de empacho, la sumisión infantil a adultos abusadores, la imposición religiosa, la mutilación genital ritual, los estereotipos de género y esa crueldad contra la ciudadanía por alocuciones falaces de parte de quienes detentan cargos de representación popular.

Por: Luis León Cárdenas Graide, Ingeniero Civil en Computación, Universidad de Chile

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.