Muerte súbita: ¿Qué es y quiénes están en riesgo?

0
61
Directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck

Por: Dra. Katherin Falck / Directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help

Un término que solemos escuchar pero que pocos conocen su verdadero significado. La muerte súbita es cualquier fallecimiento que se produce de forma brusca y dentro de la primera hora de aparición de algún síntoma o molestia. En la gran mayoría de los casos, sus orígenes son cardiocirculatorios, y, en personas jóvenes y sanas, suele estar asociado a problemas congénitos al corazón. La Directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck,explica en qué consiste este fenómeno y cuáles son las precauciones que debemos tomar para evitarlo.

Aunque existen variadas causas, estas muertes se suelen vincular a patologías cardiológicas. “En menores de 35 años, que son sanos y no tienen antecedentes, lo que hay en el fondo son enfermedades congénitas al corazón, que pasan absolutamente desapercibidas y se presentan abruptamente”, describe la Directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck. Algunos ejemplos de enfermedades congénitas al corazón son la miocardiopatía hipertrófica, que es un aumento del grosor del músculo del corazón; una miocardiopatía dilatada o una dilatación del musculo del corazón; y también los trastornos de las células del corazón, que son frecuentes en gente joven. “Sin embargo, lo que provoca la muerte en estos casos habitualmente es una arritmia que se genera en el tejido miocárdico que está congénitamente dañado, porque además, estas enfermedades son hereditarias”, precisa la especialista.

También existen casos de muerte súbita que no son de origen cardiológico, como por ejemplo, una hemorragia masiva por la rotura de varices esofágicas en un paciente cirrótico. “En este caso la persona empieza a sangrar mucho por la boca y no se logra controlar la hemorragia. Si se muere antes de una hora, es una muerte súbita y no es cardiológica” ejemplifica la Dra. Falck.

¿Se puede prevenir?

Para prevenir todo tipo de riesgos, lo primero y más importante es realizarse periódicamente controles de salud, sobre todo quienes tienen antecedentes familiares directos, donde padres, tíos, hermanos o incluso hijos, fallecieron repentinamente. También se deben considerar eventos de pérdida de conciencia abrupta o algún tipo de sensación de palpitaciones, “aunque sea una persona joven, es trascendental que consulte”, aclara la especialista de Help.

Cuando no se puede prevenir y comienzan los síntomas, es fundamental actuar con rapidez y controlar el proceso. En general, lo que se observa cuando se trata de muerte súbita, es que la persona está inconsciente, no respira y no tiene ningún tipo de reacción. Por lo tanto, se deben comenzar las maniobras de reanimación cardiopulmonares básicas.

Los ejercicios de reanimación, cuando uno se ve enfrentado a esta situación, consisten en realizar “compresiones torácicas enérgicas en el centro del pecho, que generen un hundimiento de por lo menos 5 cm, con una frecuencia de 110 a 120 presiones por minuto. Este ejercicio se debe realizar de manera continua hasta que la persona recupere su nivel de conciencia o hasta que llegue la ambulancia, paramédicos o algún especialista de rescate y emergencias, que pueda hacerse cargo de la situación de manera profesional y con todos los conocimientos necesarios”, explica la Directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck, agregando la importancia de actuar de manera rápida y oportuna, ya que los primeros segundos son claves para lograr salvar a la persona afectada.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.