Mitos y realidades de los endulzantes

0
297
Por: María Fernanda Jara, nutricionista de Daily Foods

No cabe duda que los endulzantes han tomado gran protagonismo en el mercado, en especial cuando se trata de una alimentación sana. Actualmente, existen decenas de edulcorantes, naturales y artificiales, que son preferidos por las personas en reemplazo del azúcar.

Pese a que estos llevan varias décadas en el mercado, para muchas personas este producto genera dudas acerca de su consumo y cómo afecta al cuerpo, en especial en el último tiempo.

Aunque son varias las personas que deciden reemplazar el azúcar por los endulzantes, pensando que con su libre consumo no aumentarán de peso,  en la realidad esto no es así. Según explica María Fernanda Jara, nutricionista de Daily Foods, empresa de alimentación saludable; el que estos productos no aporten calorías, no significa que se puedan usar sin restricciones, ya que cada uno de ellos tiene una dosis máxima de consumo.

Lo mismo ocurre con la cantidad a usar en los diferentes formatos en que vienen, ya que como señala la especialista, no es lo mismo una cucharada de azúcar a una de stevia líquida, por ejemplo, puesto que la intensidad del dulzor es diferente.

«Los endulzantes son entre 30 a 600 veces más dulces que el azúcar, por lo tanto, se necesitan porciones mucho más pequeñas para lograr la misma intensidad de dulzor», afirma Jara.

«Se recomienda siempre leer el etiquetado de cada producto para conocer su equivalencia con una cucharadita de azúcar como también la cantidad máxima que puedo consumir al día», agrega.

Además, hace referencia  que aunque los endulzantes son utilizados como una herramienta para combatir el sobrepeso y la obesidad, hay que tener claro que para lograr una pérdida de peso, su consumo tiene que estar acompañado de otras estrategias como una dieta equilibrada y la actividad física.

A continuación algunos mitos y realidades de los endulzantes:

Mitos:

  • Los endulzantes se pueden consumir libremente: Los endulzantes tienen un consumo máximo diario y esa información la podemos encontrar en los envases de los productos como IDA (Ingesta Diaria Admisible) y va a depender del peso de la persona.
  • Reemplazar el azúcar con la misma cantidad de endulzante: La cantidad a utilizar varía dependiendo del formato de los endulzantes (líquido, tabletas o en polvo). Por lo mismo es importante leer el etiquetado de cada producto para conocer la equivalencia y no caer en excesos.
  • Los endulzantes provocan baja de peso: Son utilizados como una herramienta en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad ya que aportan dulzor a las preparaciones pero no las calorías que tiene el azúcar. Los endulzantes ayudan a la pérdida de peso siempre que sean acompañado de otras estrategias como una dieta equilibrada y la actividad física.
  • Si consumo endulzantes puedo comer más azúcar: Es importante ser consciente de que el consumo de endulzantes no nos otorga la libertad para consumir más productos con azúcar como golosinas, bebidas y productos de pastelería. Estos productos tienen como objetivo disminuir la cantidad de calorías consumidas, por eso no se deben usar como pretexto para aumentar el tamaño de las porciones de otras preparaciones.

Realidades:

  • Las personas con diabetes sí pueden consumirlos: Es recomendable que las personas con patologías asociadas al metabolismo de la glucosa (diabetes y resistencia a la insulina) opten por estos productos al endulzar bebidas y otras preparaciones, siempre utilizando las dosis recomendadas, ya que no afectan los niveles de azúcar en la sangre (glicemia).
  • Se pueden utilizar para cocinar: Existen diversos productos en el mercado que pueden ser utilizados para cocinar ya que pueden ser sometidos al calor del horno o la cocina y no cambian sus características organolépticas, como por ejemplo la sucralosa.
  • No aumentan el riesgo de caries: A diferencia del azúcar, los endulzantes no fermentan en la boca, por lo tanto no están asociados al desarrollo de caries bucales contribuyendo así a una mejor salud oral.
  • No es recomendable usarlos en niños menores de 2 años: Es preferible que los niños más pequeños no consuman azúcar ni endulzantes no calóricos, esto para no acostumbrarlos desde temprana edad a los sabores dulces y no generar una dependencia a diferentes alimentos con alta concentración de azúcar entre sus ingredientes, previniendo de esta manera el sobrepeso y la obesidad en futuras etapas.
PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.