Los “mitos y verdades” sobre agosto en la salud de los adultos mayores

0
29

Por: Geriatras de las clínicas Santa María, Ciudad del Mar, Vespucio y de Centros Médicos Vidaintegra.  

Agosto de 2019, Santiago – “Pasar agosto”, versa el dicho popular creado en Chile y que implica el “triunfo” de los adultos mayores frente al invierno y, supuestamente, sumar un nuevo año más de vida.   

Pero, ¿es agosto tan crudo como dice el dicho para la tercera edad? Distintos especialistas se refieren al tema y entregan sus principales recomendaciones para llevar el último mes del invierno de la mejor forma posible. 

“Existe la creencia popular que en agosto la gente mayor se enferma y muere más que en meses anteriores; sin embargo, trabajos clínicos han encontrado otros tan o más riesgosos que agosto, como, por ejemplo, junio, julio e incluso octubre”, asegura el Dr. Mario Grosman, geriatra de Clínica Santa María. 

“Tradicionalmente agosto se ha mencionado como el mes más complicado para los adultos mayores, fundamentalmente por el aumento de las enfermedades y de la tasa de defunciones, pero ese dato actualmente no pasa de ser una tradición, que ha quedado inserta en el creer popular, ya que estadísticamente el peak de enfermedades severas y con desenlace fatal se ubica cerca del final de septiembre”, agrega el Dr. Roberto Concha, geriatra de Clínica Vespucio. 

El rol del frío 

El especialista de Clínica Santa María comenta que, históricamente, el octavo mes del año se ha caracterizado por súbitos cambios de temperatura, con frío intenso matinal y calor vespertino, junto a lluvias intermitentes seguidas de frío o calor. Todo esto ha facilitado la aparición de resfríos, influenza y neumonías en este grupo etario. Sin embargo, sostiene que “actualmente, con el cambio climático, la situación puede ser diferente. Habría que considerar el clima en las distintas regiones del país y, según esta condición, evaluar enfermedades respiratorias y mortalidad en el adulto mayor”. 

En tanto, la Dra. Paola Fuentes, geriatra de Clínica Ciudad del Mar, explica que, “si bien, hoy en día la mortalidad ha disminuido por la vacunación y los antibióticos, los meses de invierno siguen siendo complejos por la alta incidencia de enfermedades respiratorias asociadas a infecciones virales, que muchas veces pueden complicarse y llevar a hospitalizaciones”. 

Paradojalmente, la especialista asegura que “las consultas geriátricas en agosto disminuyen, ya que las personas se cuidan del frío. Con los pacientes que acuden a control geriátrico, habitualmente tratamos de programar su control una vez que pase el invierno, para evitar que concurran a centros asistenciales donde hay gente con infecciones que se les pueden transmitir”. 

El Dr. Álvaro Montesinos, geriatra de Centros Médicos Vidaintegra, precisa que, al ser un mes de transición, “se dan muchos cambios de temperatura entre un día y otro, hay gran una cantidad de microorganismos en el ambiente, y en los pacientes mayores -por razones fisiológicas- las infecciones son más complicadas”. Agrega que “los cambios de temperatura son dramáticos para la tercera edad, porque el frío, o las condiciones de temperatura muy adversas paralizan el sistema inmunológico”. 

“Toda la población está susceptible al aumento de las enfermedades respiratorias en esta época. La diferencia es que los adultos mayores, al tener su sistema inmunológico más débil y al estar frecuentemente asociados a enfermedades crónicas, su pronóstico es notablemente más grave”, añade el especialista de Clínica Vespucio. 

Recomendaciones 

·         Evitar lugares muy contaminados 

“Parece medio ilógico decir que no usen carbón, pero algunos adultos mayores no cuentan con las condiciones para tener una estufa a parafina o a gas y usan carbón, lo cual es muy peligroso por el monóxido de carbono, además de generar humo”, asegura el geriatra de Vidaintegra. 

·         Vacunación 

“Se recomienda la vacunación antiinfluenza anual cuando comienza la campaña, para tener inmunidad en el momento de mayor peak. Cabe destacar que esta inmunización no es para evitar resfríos, sino para prevenir complicaciones graves como neumonía o muerte en caso de adquirir la influenza. También se sugiere la vacunación de la neumonía en mayores de 65 años”, asegura la especialista de Clínica Ciudad del Mar. 

·         Evitar los cambios de temperatura  

Los geriatras coinciden en que es necesario evitar los cambios bruscos de temperatura. “Si agosto se comporta como en tiempos pasados, la recomendación es cuidarse de cambios de temperatura bruscos con un buen abrigo y, si lloviese, usar ropa adecuada”, asegura el Dr. Grosman 

·         Alimentación 

“Debe ser balanceada, tanto en agosto como en todo el año, rica en verduras, frutas, cereales, leguminosas, oliva, proteínas (huevo y carnes magras), con restricción de grasas, azúcares, sal y abundante ingesta de agua. Esta dieta mantiene equilibrado el sistema inmune”, explica el geriatra de Clínica Santa María. El Dr. Montensinos añade que “hay que mantener una nutrición balanceada, especialmente con frutas, hortalizas, verduras, que aportan los elementos necesarios para el organismo, incluyendo frutos cítricos que aportan zinc y vitamina C, nutrientes que son necesarios para el buen funcionamiento del sistema inmune”. 

·         Evitar contacto con enfermos 

La Dra. Fuentes sostiene que se debe “eludir el contacto con personas con cuadros gripales o resfríos. Si tiene nietos enfermos, esperar a que pase el período de contagio para estar con ellos. Es necesario el lavado de manos frecuente para evitar la transmisión de infecciones. En caso de síntomas de resfrío, tomar abundante líquido y observar”. Si la situación se complica, se sugiere consultar con un médico.  

 

  

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.