A un año de la guerra: Cronología para entender el conflicto entre Rusia y Ucrania

0
84

Este viernes se cumple un año desde que Rusia invadió a Ucrania. Revise los principales hitos que explican el origen, los motivos y las consecuencias de la invasión y los posibles escenarios del conflicto, analizados por una experta.

La Guerra entre Rusia y Ucrania cumple un año, y es difícil prever cómo evolucionará en el futuro; un conflicto que se creía mucho más corto, pero que no ha tenido los resultados esperados por parte de Rusia. Más aún, teniendo en cuenta el anuncio de envío de vehículos de guerra de tecnología de punta por parte de Alemania y Estados Unidos a Ucrania, y que podrían cambiar el curso de la guerra según los analistas.

María José Mora, académica del Instituto de Historia de la Universidad de los Andes, realiza un análisis de esto, y los principales acontecimientos que dieron origen al conflicto y que pueden ayudar a entender las principales motivaciones del presidente de Rusia, Vladimir Putin, al invadir territorio ucraniano, las consecuencias de la guerra y las claves que existen para comprender la no intervención de ciertas potencias.

Inicio del conflicto: La declaración de Rusia del reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk.

Todo comenzó hace exactamente un año, específicamente el 22 de febrero, momento en que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció que Rusia formalmente reconocía a la República Popular de Donetsk y la República Popular de Luhansk, en la región Donbás. Todo esto transmitido por la televisión estatal rusa. La principal razón que dio Putin al hacer el anuncio fue una acusación en contra de Estados Unidos y la OTAN por intentar “convertir” a Ucrania en un puesto militar para amenazar a Rusia. “La creciente tensión y sensación de amenaza a la que se ve expuesta Rusia desde hace ya varios años, por el aumento de países que se han incorporado a la OTAN, es la que ha generado el conflicto, no podemos olvidar que la OTAN fue creada en 1949 con el principal objetivo de derender a los países aliados occidentales contra la URSS, ese es el tema de fondo más importante”, menciona la académica de la Universidad de los Andes. Dos días después, Putin anunció el inicio de una «operación militar especial» (y no una guerra) en Ucrania. Inmediatamente después del anuncio, tropas rusas cruzaron la frontera con tanques desde el norte y la parte oriental e invadieron el país, mientras se reportaron bombardeos en las principales ciudades ucranianas, incluyendo Kyiv, y la planta nuclear de Chernobyl fue tomada por los rusos.

En los meses de marzo y abril, los soldados rusos continuaron tomando ciudades y localidades ucranianas, en donde destaca la toma de la ciudad de Jersón, un importante puerto y lugar de construcción y reparación naval (principal medio de transporte para exportaciones ucranianas). Fue en estos meses, donde también, las delegaciones de Ucrania y Rusia se reunieron en la frontera con Belarús para comenzar las conversaciones para llegar a un acuerdo de paz. Sin éxito; pero con acuerdos de establecer corredores humanitarios para civiles, los que no fueron respetados por Rusia en más de una oportunidad. Hasta esa fecha, más de 1,2 millones de refugiados habían abandonado Ucrania, según cifras de la ONU. También ocurrió el primer anuncio importante del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, con la decisión de prohibir las importaciones de petróleo, gas natural y carbón de Rusia como respuesta a la invasión de Ucrania; mientras la Asamblea General de Naciones Unidas votó por suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos.

Toma simbólica por parte de los rusos

A partir del mes de mayo, elementos de carácter simbólico, como señales de tráfico y estatuas, fueron reemplazados por parte de Rusia en la ciudad de Mariúpol. El 18 de mayo, un soldado ruso acusado de matar a un civil desarmado en Ucrania se declaró culpable de crímenes de guerra en un juicio en Kyiv, el primero desde que comenzó la invasión. A esa altura, ya era efectivo también, que la invasión rusa de Ucrania había paralizado prácticamente todo el comercio marítimo en los puertos ucranianos, cortando el acceso a uno de los productos de exportación más importantes para Ucrania y el mundo; el trigo y las semillas de maravilla, arriesgando una crisis alimentaria mundial, según señalan documentos de la inteligencia estadounidense.

Junio y julio: 100 días de guerra, Finlandia y la invitación de la OTAN

Los datos de UNICEF muestran el impacto de la guerra: 243 niños fallecidos a causa de la invasión rusa y más de 2.200.000 de refugiados. El 2 de junio, alrededor del 20% del territorio de Ucrania ahora está bajo control ruso, dijo el presidente Volodymyr Zelensky.  Líderes de del continente europeo, como los presidentes de Francia, Alemania e Italia visitaron Kyiv buscando confirmar el apoyo de tales naciones para con los soldados ucranianos en su lucha con Rusia. Tanto así que el 23 de junio, líderes de la Unión Europea acordaron otorgar a Ucrania y Moldavia el estatus de candidatas. Pero las potencias siguen sin intervenir directamente, en parte por la dependencia energética de las mayores potencias de Europa* y sobre todo por las implicancias que tendría a escala global una escalada en el conflicto. Un día después se cumplieron exactamente cuatro meses desde que Vladimir Putin ordenó la invasión a Ucrania y cuatro días después, la OTAN invitó formalmente a Finlandia y Suecia a unirse a la alianza militar. El 3 de julio, Rusia tomó el control de Lysychansk, la última ciudad de la región de Luhansk, en el este de Ucrania, que aún estaba bajo control ucraniano; y el 14 de julio, tanto Ucrania, Rusia, Turquía y la ONU acordaron formar un centro de coordinación conjunto para garantizar la seguridad de las exportaciones de granos de Ucrania a través del Mar Negro luego de las conversaciones en Estambul.

*Clave energética: punto fundamental para entender el conflicto. ¿Por qué las potencias europeas y Estados Unidos no intervienen directamente en el conflicto?

Europa consumía alrededor de un 23% de la energía mundial y produce un 6,5% de ella. El 43% aproximadamente provenía de Rusia. La UE importa el 85% del petróleo y el 67% del gas que consume. De este 67% del gas es ruso. La dependencia energética es clave para entender el conflicto. Biden anunció en marzo que EE. UU. dejaría de comprar petróleo a Rusia, e instó a hacer lo mismo a Europa. Sin embargo, hay una diferencia: “EEUU compraba alrededor de 700 mil barriles de petróleo a Rusia, un 8% del consumo total. Europa consumía cada día 4,5 millones de barriles diarios, entre un 30 y un 40% del consumo total. Esto explica porque para el resto de Europa era tan complejo prescindir del petróleo ruso”, explica María José Mora.

Muchos países europeos buscan hoy otros proveedores de petróleo, aunque sean más caros, para lograr independizarlos del petróleo y energía rusa. Hay que entender, por último, si en el futuro eso se logra, que gran parte de esos gaseoductos y oleoductos pasan por territorio ucraniano, los que le generaban unos 2.000 millones de dólares anuales, que Rusia invierte en su economía.

Septiembre y noviembre:  Comienza la movilización de ciudadanos rusos. Referendos y anexión de Donetsk y Luhansk

23 de septiembre. Rusia anuncia la movilización parcial de sus ciudadanos.  Ese mismo día, Rusia organiza referendos en las regiones de Donetsk y Luhansk, Jersón y Zaporiyia para decidir su anexión a la Federación Rusa. Las votaciones son calificadas de” ilegales” según el derecho internacional y han sido rechazadas por Ucrania y las naciones occidentales como «una farsa».  El 30 de septiembre, una vez realizados los referendos, Putin anunció la anexión forzosa de los territorios de Luhansk y Donetsk; ambos territorios eran ocupados por rebeldes prorrusos desde 2014, y Zaporiyia y Jersón, ocupados tras el inicio de la invasión en febrero; y que en los meses siguientes serían liberados.

Noviembre y diciembre: Liberación de Jersón. Viaje de Zelensky a Estados Unidos. Putin y el término “guerra”

Tras meses de enfrentamientos, las fuerzas de Ucrania logran liberar la localidad de Jersón tras el retiro de las tropas rusas.  El 21 de diciembre el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky viajó a Washington y se reunió su símil de Estados Unidos, Joe Biden y dio un discurso frente al Congreso de ese país. Dos días después de este encuentro, Vladimir Putin, usó por primera vez  la palabra «guerra» para referirse al conflicto en Ucrania, y no se refirió a este como una “operación militar especial». Esto a poco menos de un año del inicio de la guerra.

Enero y febrero del 2023: Tanques Leopard 2 y posible cambio de rumbo del conflicto

En las últimas semanas, los gobiernos de Alemania y Estados Unidos anunciaron el envío de tanques Abraham y Leopard, que según analistas sí podrían cambiar en el curso del conflicto. “Esos tanques se van a demorar en llegar unos dos a tres meses, más el tiempo que va a significar preparar a soldados ucranianos, tecnología que es tremendamente compleja” comenta la académica. Es por esto mismo, que para Mora “Rusia trate de que antes de que lleguen estos refuerzos de armas desde occidente, hacer ofensivas los más fuerte posibles para recuperar territorios y dar un respiro a las críticas hacia el gobierno por el manejo y resultados de la guerra”.

En un discurso que ofreció para conmemorar el 80º aniversario de la conclusión de la Batalla de Stalingrado, Vladimir Putin comentó la decisión de Alemania de enviar tanques Leopard a Ucrania: «Estamos nuevamente amenazados por los tanques Leopard alemanes».

¿Cuál es la realidad de la economía rusa actual pensando en la capacidad que tiene el ejército ruso para redoblar la ofensiva?

Se dijo que las sanciones económicas harían colapsar a la economía de tres a seis meses máximo y eso no ha ocurrido. “Rusia ha podido reestabilizar y organizar su economía. Según los expertos, es evidente que Rusia se estaba preparando para sanciones desde 2014 y por otro lado han aparecido nuevos actores compradores de su petróleo y gas como China, India o Turquía; lo que le ha permitido sostenerse económicamente. Sorprende por ejemplo que el FMI ha señalado que Rusia crecerá este año un 0,3%, muy por el contrario del -2,2% que se estimaba inicialmente. Es por eso que hoy todas las entradas están dirigidas a la maquinaria bélica, para poder ganar la guerra. Frente a la pregunta de si ¿es posible para Rusia, redoblar la ofensiva?, no sabemos si redoblarla, pero sí que seguirá haciendo todos los esfuerzos, y no hay que subestimar a una Rusia que, en su historia, en más de una oportunidad ha resistido durante muchísimo tiempo guerras tremendamente adversas y con una población que está muy acostumbrada históricamente a eso, y que por lo tanto como dicen algunos analistas internacionales, todavía podríamos estar frente a un gran periodo de guerra”, finaliza María José Mora, académica del Instituto de Historia de la Universidad de los Andes.

 

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.