CNR impulsa la rehabilitación de canales de la precordillera del río Aconcagua tras emergencia

0
34
  • El sedimento, basura, material vegetal dejó a la mayoría de los canales de la precordillera inhabilitados y a todas sus bocatomas rústicas destruidas, afectando a miles de familias que viven de la producción agrícola.

Los Andes.- Tras el sistema frontal que causó importantes daños en las diferentes cuencas del país, entre las regiones de Valparaíso y Biobío, el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego (CNR), Wilson Ureta, junto al equipo de la CNR de la región de Valparaíso, se trasladó a la alta cordillera del río Aconcagua para ver en terreno el avance de los trabajos de limpieza y rehabilitación que desarrolla la Junta de Vigilancia de la Primera Sección del Río Aconcagua.

“Nos encontramos inspeccionando los daños en el río y en las obras, debido al frente de mal tiempo de la última semana. Estamos evaluando, junto a los regantes, las mejoras que podrían realizarse en el marco de los concursos de emergencia de la Ley de Riego, con los que esperamos apoyar la etapa cero de rehabilitación inicial”, enfatizó Wilson Ureta, Secretario Ejecutivo de la CNR.

A su vez, destacó que “vemos con satisfacción que obras de riego, que ejecutamos conjuntamente, hayan ayudado a enfrentar mejor el desastre, soportando los efectos de la crecida del río, lo que demuestra la calidad y utilidad de éstas ante este tipo de emergencias”.

Junto a los presidentes de los canales Rinconada y Los Cantos, además de otros representantes de la primera sección del río Aconcagua, el equipo de la CNR monitoreó los avances de la rehabilitación en la bocatoma Coquimbito.

“Esta bocatoma fue construida a fines de los años 50´, justamente, para regular y evitar desbordes en la comuna de Los Andes. Hoy, tenemos maquinaria que se encuentra sacando toneladas de embanques y basura. Con lo que se espera ayudar a que los canales de esta bocatoma puedan volver a recibir algo de agua”, explicó Ximena Urzúa, administradora del canal Rinconada, quien destacó el recorrido que encabezó tras la emergencia la coordinadora regional de la CNR, Erika Lamig, oportunidad en que se constataron los daños en los diversos canales de riego, “plasmando todos éstos en fichas de emergencia”.

Para Javier Crasemann, presidente de la Primera Sección del río Aconcagua “esta crecida del río fue un golpe de 400 m3/seg, que provocó fuertes estragos en esta sección, donde no hemos podido disponer de agua, en la gran mayoría de los canales, y de la que depende la vida de miles de familias. Ante esto, se ha invertido en mucha maquinaria y horas hombre. En el verano, ya habíamos sufrido una crecida y golpe de 50m3/seg, por lo que nos ha costado volvernos a levantar (…) hoy valoramos y agradecemos la pronta respuesta de la Comisión Nacional de Riego, ante esta nueva emergencia”.

 

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.