¿Qué relación tiene el frío con las infecciones respiratorias y el resfrío?

0
39

En plena época de invierno en Chile, las bajas temperaturas, pueden incidir tanto en nuestro organismo como nuestro comportamiento, para contraer enfermedades, pero no ser la causa directa de un resfrío.

¿Existe una relación directa entre las bajas temperaturas y los resfriados o infecciones respiratorias? La respuesta es no. Ellas por sí mismas no pueden provocar directamente que se produzca una infección respiratoria, pero sí favorecen a que se den ciertas condiciones en nuestro organismo; y en el entorno social de las relaciones domiciliarias y extradomiciliarias, que pueden provocar enfermedades con mayor facilidad en esta estación del año.

Manuel Fernández Valdecantos, docente de la Universidad de los Andes y médico de la Clínica UANDES, reúne en tres puntos principales, la incidencia que el frío puede tener en nuestro organismo.

“En primer lugar, el aparato respiratorio, en la vía respiratoria, tiene mecanismos de defensa como los cilios – pelos diminutos cuya función es filtrar el polvo y otras partículas que entran por la nariz junto con el aire que respiramos- y las secreciones o mucus. Este sistema, que se encuentra en la vía respiratoria, empieza a funcionar de mala manera”. Por ejemplo, la producción de mucosidad y la movilidad los cilios se ven afectados por el ambiente frío, disminuyendo su acción de barrido.

Existe otro factor, de carácter conductual, que también influye en hacer más propensa una situación para que los virus se propaguen: “cuando las temperaturas bajan, las personas tienden a pasar más tiempo en espacios cerrados con otras personas y eso conlleva a la falta de renovación del aire dentro de los hogares o lugares de trabajo, lo que favorece la circulación de estos virus que se transmiten por vía aérea de persona a persona”. En los jardines infantiles, por ejemplo, donde los niños juegan y aprenden en salas cerradas, se observa el fenómeno mencionado, a diferencia de otras estaciones del año, cuando pasan más horas al aire libre.

Otra causa, esta vez de carácter domiciliario, tiene que ver con la utilización de distintos combustibles para calefaccionar espacios. Uno de los más usados en Chile, el Kerosene -más conocido como parafina- cuando forma parte de un sistema de calefacción de combustión interna, emite altos porcentajes de contaminantes -en especial el monóxido de carbono. “Estos contaminantes pueden desencadenar un conjunto de patologías vinculadas al sistema respiratorio”, menciona el académico; sobre todo si el espacio destinado a ser calefaccionado no es ventilado con frecuencia -diariamente-.

Un tercer factor, tiene que ver con la contaminación fuera de nuestro hogar -extradomiciliaria-. La contaminación existente en los aires comunes también favorece el desarrollo de distintas infecciones respiratorias.

Las medidas adoptadas para combatir la epidemia de COVID-19, tales como como el uso correcto de la mascarilla y el lavado de manos sirven también de barrera también para los virus que provocan los resfriados y las gripes.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.