Exitoso programa para hijos de madres temporeras concluye con un día de piscina para los niños y niñas de San Felipe

0
320
  • El pasado martes 13 de febrero niños y niñas de la comuna disfrutaron de un día de piscina y juegos en Putaendo, en lo que fue la finalización del programa de atención para hijos de madres temporeras, implementado por la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco) de San Felipe.

Un gran cierre tuvo el Programa para hijos de madres temporeras llevado adelante por la Municipalidad de San Felipe, el IND e Injuv, entre otras instituciones. La iniciativa, que atendió a 60 niños entre 6 a 12 años, tuvo por objetivo que las niñas y niños accedan a diversas actividades deportivas y de entretención, bajo la supervisión de instructores deportivos y profesionales de distintas disciplinas, mientras sus madres trabajan.

Pero no todo fue piscina, también realizaron una serie de visitas a diversos centros de entretención y educación que apoyara a la formación de los niños. Una de las profesionales a cargo de las actividades es Judith Pinto, instructora deportiva, quien señaló que “los niños han salido harto, han tenido tres veces a la semana piscina, han ido al zoológico, hemos hecho un encuentro deportivo recreativo con Llay-Llay, hemos salido a tomar helado, hemos salido a la Hacienda de Quilpué, a los dinosaurios, ha sido súper entretenido”.

Este programa fue llevado adelante por la Dirección de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de San Felipe, por ello su director, Pablo Silva, manifestó sentirse contento con los resultados de este año: “En el gobierno vecinal del Alcalde Freire nos hemos preocupado mucho de este programa, junto al Ministerio de Desarrollo Social, a Junaeb y a todas las instancias que nos han apoyado, tanto los vecinos como nuestras propias apoderadas y apoderados (…) agradecemos mucho la confianza que nuestros vecinos han depositado en que nuestros niños estén bien cuidados por nuestros profesionales”.

Por su parte, los niños se mostraron felices con todas las actividades desarrolladas, otorgándoles la posibilidad de visitar diversos lugares, aprender y disfrutar en compañía de sus compañeros.

Alelí Gálvez, que participó por primer año en este programa, señaló: “aprendí que siempre hay que compartir, que hay que tener amigos, que son muy divertidos aquí. Me encantó venir”.

“Salimos a caminar a los dinosaurios, algunas veces al castillo (…) es divertido. Lo malo, son los calores”, expresó Alfonso Meza, niño beneficiado por el programa.

Matías González también destacó que estas instancias las aprovechó para “hacer amigos, participar en todas las cosas, compartir, convivir y pasarlo bien”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here