Chile y la moral de los esclavos

0
1197

Señor Director:

Friedrich Nietzsche, de manera certera, describió entre las características de la moral de los esclavos a la debilidad, el cinismo, el pesimismo, la mediocridad, la “humildad” y su obsesión con la “libertad” y la “igualdad” –todos “iguales”, todos esclavos– y, agregamos hoy, los “derechos”.

La “esclavitud” no es, como el gran número de ignorantes puede creer, debido a la opresión sino a una “condición fisiológica” individual.

La esencia de la “moral de los esclavos” es la inversión de los valores, astutamente inoculados por las corrientes universalistas que han destruido a Occidente –la “degeneración colectiva del hombre”–.

En el caso de la decadente sociedad chilena contemporánea, las ideas de Nietzsche son plenamente vigentes: Vemos en los sistemáticos ataques al Monumento-Tumba al Soldado Desconocido y al General Baquedano en Santiago, la expresión clara de la moral de los esclavos: El resentimiento congénito del paria, de los desadaptados; el cinismo, la mentira, la subversión , la presunción de ostentar la “única verdad” –la instauración y promoción de una falsa historia, el negacionismo, los “juicios” y los llamados a “condenar” este o tal hecho que no sea parte de su mentira y el sacrosanto Tribunal de los Derechos Humanos–.

Pues ninguno de los ‘encapuchados’, de los hombres-masa y delincuentes que han atacado el monumento, ostentan la moral del guerrero y del héroe, del fuerte, del valiente. Son la antítesis de los hombres y mujeres que forjaron nuestra nación y de aquellos que defendieron nuestra Patria en la Guerra del Pacífico.

“El hombre del resentimiento no es sincero ni ingenuo, ni tampoco veraz y rectilíneo consigo mismo. Su alma mira de reojo; su espíritu ama las guaridas, los caminos subrepticios y las puertas traseras; todos los escondrijos le parecen ser su mundo, su seguridad, su solaz; se le da muy bien callar, no olvidar, esperar, empequeñecerse de modo temporal, humillarse (…)” (Friedrich Nietzsche, La Genealogía de la Moral, 1877).

Rafael Videla Eissmann

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.