Un tema de salud: diez claves para cuidar tu voz

0
16

Por: Rodrigo Jara / fonoaudiólogo de Clínica Dávila

Abril de 2019, Santiago- “Las enfermedades más comunes asociadas a la voz están ligadas a un mal uso o abuso de tu voz”, explica Rodrigo Jara, fonoaudiólogo de Clínica Dávila. Algunas de las causas pueden ser hablar a un volumen intenso y en un tono muy agudo, o muy grave, fumar tabaco o marihuana, hablar en presencia de ruido, toser o carraspear continuamente, entre otras.

Este tipo de conductas, junto a otras, puede provocar una disfonía o afonía. La primera es la afectación de la calidad vocal. “La disfonía es cualquier perturbación del sonido vocal. Hay presencia de contacto cordal, pero este se ve afectado. En relación a la severidad de los cuadros de disfonías, estas pueden ser leves, moderadas o muy severas”, comenta el especialista de Clínica Dávila.

La afonía, en cambio, es la ausencia de voz: “la persona que esta afónica es porque sus cuerdas vocales no tienen contacto, no se juntan, por lo tanto, no hay sonido vocal”, agrega el Flgo. Rodrigo Jara.

La más común es la disfonía. Pero ambos síntomas manifiestan que la voz está en un conflicto que hay que solucionar, como nódulos vocales, pólipos de cuerda vocal, quistes, Edema de Reinke, hemorragia de cuerda vocal, entre otros.

El Flgo. Rodrigo Jara de Clínica Dávila entrega las siguientes recomendaciones para cuidar la voz:

  • Favorecer un buen ambiente, libre de estrés y conflicto, ya que la parte emocional afecta a la voz.
  • Si se habla por tiempos prolongados, descansar la voz posteriormente.
  • No gritar.
  • No toser, ni carraspear.
  • No hablar cuando hay ruido competitivo.
  • No forzar la voz, si percibe una sensación de incomodidad vocal detenerse y descansar.
  • No consumir tabaco, ni marihuana.
  • Mantener una buena hidratación (tomar entre 1,5 a 2 litros de agua al día).
  • No consumir alimentos irritantes en exceso.
  • Mantener una buena rutina de sueño.

El especialista enfatiza en que toda disfonía que perdure por más de dos semanas debe ser consultada de inmediato con un médico otorrinolaringólogo, ya que él es el especialista que puede descartar cualquier otra dificultad que esté perturbando el sonido vocal. Algunos de los síntomas a los que hay que estar atentos son:

  • Si tu voz cambia de aguda a grave, o viceversa (ronquera).
  • Si se percibe un escape de aire al momento de hablar.
  • Si te cuesta proyectar el sonido vocal, o no tiene la misma intensidad que de costumbre.
  • Si sientes tu voz tensa y apretada.

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.