¿POR QUÉ HAY QUE CAMBIAR LAS DECISIONES DE LOS BANCOS CENTRALES?

0
24
Por: Omar Villanueva Olmedo / Director OLIBAR Consultores OLIBAR Consultores Int´l 

Resumen: Casi 50 años que el Banco Nacional Suizo aplicó una tasa de interés negativa para los depósitos de no residentes, luego la moda fue a Suecia, más adelante al Banco Central Europeo. Y por años Japón coqueteo con lo mismo. Esto dice la literatura mundial. Pero no es así., Una tasa de interés puede ser positiva, pero si la inflación en superior a ella, es lo mismo que tener una tasa de interés negativa, que en verdad es una “tasa de interés de pérdida o una tasa de pérdida de interés” Sobre este tema se ha escrito y publicado desde hace más de 10 años, sin que se haya recibido nunca una opinión desfavorable o no. Simplemente se ha ignorado por parte de los involucrados. Este tema se ha dividido en cuatro capítulos en los que se parte del hecho que hay una gran contradicción en el repetido artilugio – artimaña para lograr un objetivo – de “tasa de interés a la baja, incremento de la demanda, o sea del PIB y luego la presión para que suban los precios (IPC)”. En el primer capítulo se pone en duda el artilugio. En el segundo capítulo se muestra la amplitud que tiene la tasa de perdida de interés y se muestra la contradicción del artilugio durante muchos años y los efectos y los daños posibles de producir. En el tercer capítulo se dan ejemplos de los perjuicios y daños que se producen como consecuencia de tasas de pérdidas de interés, se pone en duda el artilugio en la realidad y se agrega los peligros de cómo enfrentar una crisis con una “tasa de interés de perdida” y con una sobre abundancia de dineros que no son controlados por los bancos centrales, dineros que se encuentran en todo el mundo o las múltiples monedas estables, que descontrolan a los bancos centrales y que no hay autoridad que las detenga. En el cuarto capítulo se muestra que los propósitos de que las tasas de interés monopólicas de los bancos centrales se transformen en un instrumento para el desarrollo económico es una relación muy distante, y que sin un manejo de ecosistema o de inteligencia intersticial es imposible alcanzar lo que quieren los bancos centrales. La conclusión final es que hay que revisar el sentido de estos bancos hoy día, a la luz de su incapacidad para lograr lo que se proponen, por ser una institución centenaria, que no se ha modernizado y que está alejada de la aplicación real de las nuevas tecnologías y, por lo tanto, que hay que revisar su existencia. ¡Ahora ya!

INDICE.

                                                                                                                                  Página

 

Capítulo I. TASA DE INTERÉS NEGATIVA ¿O DE PÉRDIDA?      3

 

Capítulo II. CONSECUENCIAS MUNDIALES Y LOCALES            

DE LAS TASAS DE INTERÉS NEGATIVAS.                                      7

 

Capítulo III.- TASAS DE INTERÉS NEGATIVAS Y 

ESCENARIOS FINANCIEROS PARA LOS INVERSIONISTAS.      10

 

Capítulo IV.- MODERNIZAR A LOS BANCOS CENTRALES

CON LA APLICACIÓN DE NUEVOS PARADIGMAS.                   16

 

Referencias de publicaciones de olibar Consultores.                                          22

Capítulo I. TASA DE INTERÉS NEGATIVA ¿O DE PÉRDIDA?

1.1.Introducción. En estos últimos años, economistas burocráticos, elegidos por diferentes políticos, en muchos países del mundo, se han propuesto bajar las tasas de interés y llegar a decidir que tenga valores negativos, y sin tomar en cuenta o considerar el mayor incremento negativo que agrega la inflación a esa tasa. Es decir, han decidido que se produzcan  efectos de muy diferente naturaleza para: los depósitos a la vista, los depósitos a plazo en moneda legal, a los diferentes fondos de ahorro para las jubilaciones, incentivar los créditos hipotecarios, incrementar el consumo de las empresas y  de las personas, otorgar créditos baratos a instituciones financieras, alterar los precios de las divisas y muchos otros efectos adicionales que conduzcan a incrementos de los precios internos (IPC) y como resultado final se incremente el producto interno (PIB).

Es decir, han decidido, por una parte, que se produzcan cambios y enormes transferencias en las riquezas de las instituciones financieras, en las de las personas, en las de empresas de diferentes rubros y tamaños, en el comercio y en los depositantes de recursos líquidos. Y, por otra parte, el objetivo de los bancos centrales está ligado a los precios internos, lo que se trata de mantener dentro de ciertos rangos, siendo el 2% un número que se repite en muchas partes. Y, por lo tanto, todos los cambios negativos de la tasa de interés deberían estar en esa dirección, pero ocurre que los mayores y principales mercados del mundo han mantenido, en los últimos diez años, los índices de precios promedios como los siguientes:

 

     U.S.A      1,7%

 

      U.E. 

1,3%

 

JAPÓN 

0,6%

 

  CHINA  

2,3%

 

ALEMANIA

1,4%

 

BRASIL    

5,0%

al mismo tiempo que se ha bajado la tasa de interés, con el objetivo de que el incremento de la demanda produzca el incremento de los precios, pero eso no es lo que ha ocurrido, ni lo que está ocurriendo.

No está nada de claro de cuántos capítulos existen en los libros de esta nueva economía que enseñen sobre los momentos en los que debe usarse, de las decisiones que deben tomarse y del nivel que debe tener una tasa negativa para que se recupere el crecimiento y el desarrollo de una nación o de una región. Tampoco es claro que se hayan anticipado los costos e impactos en los distintos actores económicos y en la redistribución de la riqueza de las naciones.

Las respuestas que se escuchan de los singulares monetaristas y de los expertos son muy variadas y no son nada de convincentes para los cultores de la teoría y la práctica y menos para los respetables ciudadanos y para las empresas que esperan, con justa razón, poder competir en mercados eficientes.

A lo anterior se agrega que en algunos casos no sólo se decide aplicar tasas de interés negativa a los ahorros y a los créditos, sino que se agrega liquidez a las naciones al inyectar millones de sus monedas.

 

En resumen, se ha decidido un nuevo recurso ante la incapacidad para crear las condiciones para el desarrollo de las economías en el siglo XXI. Pero si se trata de mantener los precios internos la tasa definitivamente no lo logra, ante un lento y pausado crecimiento de la demanda. Por último, llamarla “tasa de interés negativa”, es un eufemismo, porque lo que es: “es una tasa de interés de pérdida”, que es el valor que pierde quien tiene dinero líquido en un año.

 

1.2.El embrujo de las tasas de interés muy bajas o negativas. En los últimos años se han producido cambios interesantes en los procesos financieros y económicos del mundo, siendo uno de los principales el de la tendencia a que los bancos centrales bajen las tasas de interés, hasta hacerlas negativas, con el propósito de impulsar el crecimiento de sus economías y, como consecuencia, se incrementen los precios internos. Sin embargo, este artilugio – artimaña para lograr un objetivo – es un proceso que se ha mostrado muy rebelde, porque no ha habido un mayor crecimiento económico, sino que además los precios en la mayoría de los países del mundo se han mantenido bajo el 2% anual y en sus alrededores (ver más valores de IPC de los países en el sitio www.datosmacro.com) con las grandes excepciones de Venezuela y de Argentina.

 

A pesar de estas decisiones los crecimientos de las economías han sido débiles y la inflación ha sido baja en los mayores mercados del mundo, aunque se continúa insistiendo en bajar las tasas de interés hasta hacerlas negativas. Y esta moda se ha ido extendiendo de manera alarmante.

 

Tal vez uno de los mayores olvidos en esta lucha por tasas cada vez más negativas ha sido reconocer cómo funcionan los mercados, porque es allí donde se debieran producir los resultados de las tasas. Pero no se escucha hablar de las consecuencias de sus decisiones en los mercados, por qué y cómo reaccionarán, o cómo han reaccionado.

 

Dentro de esta lógica, hace algunas semanas el Presidente del Banco Central Europeo, anunció un probable “estímulo monetario” es decir, una nueva baja de la tasa de interés de – 0,4% y el anuncio se cumplió, porque desde  ahora la tasa  pasó a ser del – 0,5%, (o sea más negativa) y se dijo que el  banco no comenzaría a subir las tasas de interés «hasta que haya visto que las perspectivas de inflación converjan sólidamente a un nivel» por debajo, pero cercano al 2 por ciento, el objetivo oficial, cuando  tasa anual de inflación en agosto pasado fue solo la mitad.  Al mismo tiempo se señaló que el banco comprará bonos por valor de 20 mil millones de euros cada mes a partir de noviembre, una forma de impresión de dinero destinada a inyectar dinero en el sistema y mantener bajas las tasas de interés.

 

Por lo que se debiera  predecir  que el camino virtuoso se empezaría a recorrer, es decir: se reanudaría la compra de activos y bienes, ya existentes y la construcción de otros nuevos, por miles de millones de euros, se incrementaría  el comercio por el aumento de las compras de los consumidores al abaratarse el crédito de sus tarjetas, se incrementarían, por lo mismo, los créditos hipotecarios y  crecería la demanda por viviendas y otras construcciones porque  serían  más baratos los créditos respectivos.

 

Y al final, se debiera producir el tan esperado resultado: el PIB subiría, para alegrías de todas las empresas y los ciudadanos, en buena parte por el aumento de la demanda interna. Y los precios, que no son nada de tontos, aumentarían por esa nueva demanda y, así, se incrementaría el IPC de la zona euro, es decir, el incremento en los precios.

En ese momento, o poco antes (y otras veces mucho después), los burócratas profesionales de la singularidad económica monetarista, elegidos por los políticos, tendrían que incrementar la tasa de interés para que se frene la inversión y el consumo y el IPC no siga subiendo. Y este relato se guardará para contarlo en el próximo episodio, cuando el crecimiento del PIB esté a la baja y los precios internos, también.

Pero el Banco Central Europeo, con sus propios burócratas monetaristas, elegidos por sus propios políticos, ha mantenido una tasa de interés cero desde mediados de 2012 y negativa desde mediados del 2014, hace cinco años, un lustro, con el “sabio propósito de incrementar el crecimiento y de incrementar la inflación” con el objetivo de incorporar nuevas demandas en su interior y, por lo tanto, de que la tasa de crecimiento se incremente y eso, hasta ahora no ha ocurrido, porque su tasa de crecimiento ha sido cercana al 2%. Y se habla de “un milagro” que no ha ocurrido hasta ahora. Y cuando ocurra será verdaderamente un milagro, pero no por la acción de los cerebros económicos burocráticos y sus generadores los políticos, sino porque se analice con las debidas habilidades y se innove con nuevos conocimientos, de por qué el “anticuado camino virtuoso está en veremos o en la ruina”.

1.3. Camino virtuoso o tortuoso de las tasas. Al seguir revisando se encuentran algunos episodios que no siguieron ese “anticuado camino virtuoso”. El año 2000 fue la crisis de las punto.com, y pronto los burócratas se olvidaron de las crisis, pero, antes  del 2008 se hizo común en USA el otorgamiento de los créditos hipotecarios baratos y la compra de activos con créditos baratos,  frente a esa situación los burócratas de la Reserva Federal, o  banco central, habían subido las tasa de interés entre el 2004 y 2007 de 2,5 a 5,25%, para frenar el crecimiento   y cuando la relación  entre el valor de las propiedades inmobiliarias (real estate) y  la renta anual era de 24 veces, se demostró que era un sector extremadamente sobrevalorado.  ¿Y qué ocurrió?

Una crisis que dejó un reguero de catastróficas quiebras, y que hasta hoy día tiene sus graves consecuencias, porque para superarla los mismos tipos de personajes, economistas burócratas singulares, expertos y políticos que hicieron que se produjera el fenómeno de las “hipotecas malas” bajaron las tasas de interés y se pusieron a entregar y emitir dinero nuevo para que las economías se recuperaran de la caída brutal.  Y aunque todavía no se termina de retirar esos miles de millones de dólares y de euros que están disponibles, se continúa incorporando dinero formal.

Esto no es lo único que llama la atención sobre las decisiones tomadas por los burócratas singulares de los bancos centrales en relación a la tasa de interés y sus materias íntimamente relacionadas, porque con anterioridad el Banco Central de Japón bajó la tasa,  por la deflación, a – 0,1%  en el 2016  (para reactivar el consumo) después de años de bajo crecimiento y hoy tiene diferentes valores según el tipo de operación, desde 0,1% hasta 0,001% para depósitos ordinarios, pero ya en el 2010 la había tenido entre 0 y 0,1%. Por otra parte, el crecimiento del PIB y de los precios ha tendido a subir en el último tiempo, y con un IPC de 0,6% que hace que la tasa real de interés sea negativa.

Hay que agregar que existen más países que tienen tasas de interés negativas o cercanas a cero, que pueden ser aún más negativas si se las relaciona con las inflaciones internas.  Por ejemplo, Suiza tiene una tasa de interés negativa que es de – 0,750% y un incremento en los precios de 1,2% el año 2018 y de 1,2% hasta junio del 2019 (lo que significa una pérdida de 1,950 anual). A su vez, Suecia también tiene una tasa de interés negativa de – 0.25% y un incremento de los precios de 1,4% en el 2018 y de 0.8% hasta agosto del 2019 y, finalmente, en Australia la tasa de interés es de 1,0 y el IPC en doce meses es de 1,6%.

Y hay muchos ejemplos de explicaciones que se dan para decidir tasas de interés negativas, Por ejemplo, en Dinamarca se ha usado la tasa negativa para repactar hipotecas y tomar hipotecas, que es un tipo de endeudamiento fácil y a la larga que puede ser peligroso.

La presión para bajar las tasas al parecer está en una carrera sin fin, porque llama la atención que también Estados Unidos de N.A. presione a que la tasa de interés se baje y ya en este momento, con la disminución que se hizo en el presente mes, está entre un valor negativo y otro positivo de acuerdo a la tasa de inflación actual. En cambio, China aún tendría una tasa de interés positiva.

Vea a continuación algunas relaciones entre las cifras de crecimiento económico, inflación y tasa de interés de Japón, de la Unión Europea, de uno de sus hasta ahora miembros, el Reino Unido, de Estados Unidos y de China.

Año   PIB    Japón PIB Unión Europea PIB Reino    Unido    PIB        USA   PIB China
2000        2,3       3,8     3,5       4,1       8,5
2010        4,7       2,1     1,7       2,6       7,8
2015        1,2       2,1     2,3       2,9       6,9
2018        0,8       1,9     1,4       2,9       6,6
IPC 2019        0,6    1,3-1,6     2,1       1,8       2,8
Tasa de interés        0,01 ·         – 0,5     0,75  1,75 a 2,0       4,35

 

En el cuadro anterior se observa el grado de cumplimiento del “camino virtuoso: tasa de interés a la baja, producto interno al alza e inflación al alza”, y lo que se describe en cambio es muy diferente: “tasa de interés a la baja, producto interno a la baja e inflación a la baja”. Y esto está ocurriendo en más de una década. ¿Estará bueno que esos bancos centrales sigan experimentando con este modelo de decisión de tasa de interés negativa? Pero tal vez más profundo: ¿Será necesario que los bancos centrales tengan la autonomía, la autoridad y el monopolio para fijar un precio tan importante?   ¿Acaso no hay soluciones mejores, más completas y coherentes con los avances de las nuevas tecnologías?

1.4 Interrogante: ¿Se estará cerca del momento en el que se revise la función de determinación de una tasa de interés positiva o negativa (o de pérdida) por parte de los bancos centrales y se reconozca que sus decisiones no logran los resultados en el volumen y tampoco en los momentos esperados?

Capítulo II. CONSECUENCIAS MUNDIALES Y LOCALES DE LAS TASAS DE INTERÉS NEGATIVAS.

2.1 Inflación y desarrollo. Hay en general acuerdo de que una inflación desatada es muy dañina para las personas, para muchas empresas y para las naciones, porque cuando se llega a cifras muy altas se pierde completamente la confianza para invertir y crear condiciones para un desarrollo económico saludable. Pero hoy día esa situación no afecta a los precios de la mayoría de los países del mundo.

Eso no significa que no haya países que tienen aumentos de precios anuales (IPC) superiores, pero que son unos pocos, como por ejemplo: Venezuela, con casi 300 mil por ciento, Argentina 54,5% a agosto 2019, Angola 21,6% a septiembre de 2018, Turquía 15,0% a abril 2019, Nigeria 12,5% a abril 2018, Pakistán 11,6% a agosto 2019, Egipto 10,3% a abril 2016, Túnez de 7,4% a noviembre de 2018, Nicaragua 6,3% a abril de 2019, y Brasil de 3,3% a abril de 2019.  Y los países en los cuales hay IPC negativos interanuales son más bien naciones pequeñas, como: Guinea Ecuatoriana, El Salvador, Ecuador, Panamá, Belice y Portugal, siendo el valor más negativo de 1,2% hasta menos 0,2%, por lo que su peso relativo mundial es mínimo.

Por otra parte, se puede considerar que las decisiones de tasas de interés cercanas a cero o negativas, o que son negativas porque las inflaciones son superiores a ellas, les lleva a hacer anticipaciones sobre el futuro de la economía que merecen las observaciones siguientes:

2.2 Las tasas de interés tienen objetivos que van más allá del campo de la economía. Una tasa de interés negativa   tiene efectos mucho más allá de inducir o no a la inversión y al crecimiento económico o a su debilitamiento y, lo mismo, a los precios al por menor o al por mayor. Esas otras actividades que se ven alteradas en forma positiva o negativas son muchas y muy variadas y no son motivos de anticipación cuando se toman decisiones sobre el valor de la tasa de interés o, por lo menos, los autores no entregan un examen exhaustivo de esas posibles alteraciones. Algunas de esas materias que se ven afectadas tienen componentes financieros, pero hay muchas otras modificaciones que no tienen una relación directa con las finanzas y con la economía como se muestra más adelante y, por lo tanto, debiera haber consejeros de diferentes profesiones, y no sólo desde la perspectiva de una profesión singular como es la economía y, para colmo, de conocimientos de una rama aún más singular como es la clásica economía monetaria.

Se debe reconocer que los cambios en variables económicas tienen repercusiones en una multitud de otras variables objetivas y subjetivas en todos o casi todos los aspectos de la vida humana, además de que hoy día se dispone de mucha información sobre el recorrido de esas múltiples variables, hacia arriba o hacia abajo. Por lo tanto, la sobre simplificación del “círculo virtuoso que no entrega valores históricos como para medir, por lo menos, los impactos anteriores cuando se ha modificado la tasa de interés” es sólo un sesgo de los economistas monetaristas, que resulta demasiado anticuado frente a todas las transformaciones que ha tenido las tecnologías del presente y que no existían en el siglo pasado cuando se les dio vida a muchos de los bancos centrales actuales.

2.3 La tasa de interés es decididamente arbitraria. En primer lugar, esta decisión la toman unos   miembros de una profesión singular lo cual es desconcertante porque las razones que no se aducen para hacerlo están fuera de su campo de conocimiento. Es una decisión arbitraria por lo anterior, puesto que sólo toma en consideración el punto de vista que está respaldado por la singularidad de los conocimientos de sus miembros y además, es monopólica, porque no responde a condiciones de un mercado competitivo, sino que está centrada en los puntos de vista de un conjunto de personas que han sido elegidas por otro grupo limitado de personas.  Sin embargo, en vez de lo anterior, se podría dejar a las fuerzas del mercado, ya que en los mercados locales y extranjeros  hay muchas otras tasas de interés que operan libremente,  aparte de las muchas tasas de interés del extranjero a las que hoy tiene acceso inversionistas de muchos países (se puede comparar con el hecho de que en muchos países, por ejemplo,  se creía que  el precio de las divisas  debía ser fijado por “una Autoridad” y hoy día hay muchos  que operan como mercados libres, o la ausencia de tasa de interés dentro de las denominadas “monedas estables”.

2.4 Hay que mejorar las proyecciones o anticipaciones. Se debe siempre considerar, por una parte, que las proyecciones y las anticipaciones que se hacen vayan mucho más allá del círculo virtuoso. Por otra parte, las proyecciones de cifras del índice de precios al consumidor (IPC) y del producto interno bruto (PIB) que se entregan en cada país, relacionadas con los movimientos de las tasas de interés fijadas son, por una parte,  simples posibilidades, con una desconocida probabilidad de ocurrencia y nunca apuntan a las crisis que pueden producir, supuestamente porque se trata de desconocer o reducir los peligros de errores por razones bastante concretas: (1) por tener conocimientos insuficientes o por  falta de conocimientos, (2) por falta de acuciosidad en los anuncios,  (3) tal vez para congraciarse con los políticos que  nombran a los burócratas o (4) por ser deferentes con potenciales futuros empleadores. ¿Acaso se establece que no deben trabajar jamás en esas empresas?

Además, es fácil caer en los sesgos de hacer proyecciones correlacionadas principalmente con el pasado con la ayuda de modelos singulares y no emplear metodologías que amplifican el campo de las anticipaciones como es el caso del ecosistema. Están además los escenarios tradicionales globales y los que surgirán con el aporte del conocimiento intersticial, donde se resalta los vacíos de conocimientos que hay, casi siempre, entre las características, atribuciones y objetivos de las variables incluidas, así como el empleo de otras herramientas y tecnologías más avanzadas para anticipar tipos de futuro impredecible.

2.5 Se ignora la magnitud de los impactos sobre beneficiados y perjudicados. Los cambios en las tasas de interés, por parte de los bancos centrales, no identifican con claridad cuánto y a quiénes favorece y a quiénes perjudica, no se hacen cargo de anticipar los impactos positivos y negativos sobre diferentes actores, lo que debe quedar bien documentado por las estadísticas que manejan esos mismos bancos centrales, pero que no se presentan de manera exhaustiva para sus comunidades, como una manera de hacer transparentes las consecuencias de estas decisiones.

Uno de los efectos de las tasas de interés negativas es que ha ido unida a las emisiones de miles de millones de dólares y de euros al mercado y al destino que se le debe dar a esos recursos. Se puede suponer que, dado los magros crecimientos en los PIB, mucho de ese dinero se ha acaparado sin que haya tenido un destino en la inversión y en la demanda, puesto que si lo hubiera hecho habría incrementado significativamente la demanda y a su vez incrementado los precios, pero no ha ocurrido ni lo uno ni lo otro. Por lo contrario, esos dineros son tan sobre abundantes que se ha tenido que pagar, con la tasa negativa, para que esos dineros se puedan mantener en cuentas en instituciones financieras sin la utilización para lo cual supuestamente se emitieron. Y esto se refuerza nuevamente cuando los organismos internacionales, como la OECD, que se dedican a pronosticar sobre el futuro de la economía global señalan que el crecimiento del año 2020 y siguientes será menor que lo anunciado con los avisos anteriores, especialmente por la disputa entre China y Estados Unidos, que hasta ahora ha sido una muy buena disculpa para que no se trate de manera coherente la decisión de un valor que es de anuncio de una pérdida, cuando lo que el mundo necesita es estímulos reales para crecer y dar más bienestar a los grupos que están más postergados del desarrollo.

Hay que recordar a la crisis del 2008-2009 que terminó generando una cantidad de dinero de tal magnitud, que su retiro aún no se termina, pero que dejó muchos recursos en diferentes manos. Si a estos recursos, que están ociosos, se agregan los de las enormes utilidades de las empresas de altas tecnologías, los de las empresas innovadoras y disruptivas, a los miles de millones de dólares que están en las paraísos fiscales, y a las otras monedas, se llega a la conclusión de que: en el mundo hay una gran cantidad de dinero que no se invierte en la creación de nueva riqueza y que con tal de preservar esos enormes volúmenes de dinero se está dispuesto a colocarlos en instituciones donde deben pagar para que los custodien, o sea, instituciones que usan tasas de interés negativos, aparte de que muchos de estos fondos eluden el pago de impuestos.

Avanzando en la determinación de la cantidad de dinero que hay en el mundo, se puede citar  un artículo aparecido en www.eleconomista.es,  en diciembre de 2017, donde se entregan cifras sobre lo que ellos han definido como dinero y las cifras son bastante inmensas. Por ejemplo, el efectivo en el mundo, monedas y billetes, alcanzaría a 37 billones de dólares, si se agregan los depósitos se llega a los 90 billones de dólares; la deuda mundial de empresas, hogares y gobiernos alcanzaría a más de 200 billones de dólares; los derivados del mundo alcanzarían a 1,3 trillones de dólares; los metales preciosos, oro y plata, serían más de 20 billones de dólares; las cripto monedas, o monedas estables, alcanzarían a 150 billones de dólares.

A lo anterior se agrega lo indicado en un blog del Fondo Monetario Internacional,  que es un foro para las opiniones del personal y los funcionarios sobre cuestiones económicas y políticas urgentes del día y cuyas opiniones corresponden a los autores y no representan necesariamente las opiniones del FMI y su Junta Ejecutiva, donde aparece un artículo titulado “De monedas estables a monedas digitales del banco central”, de septiembre de 2019 que señala, entre otros aspectos que hay “una invasión de monedas  estables (stablecoins)  que se agregan a las formas tradicionales de dinero efectivo y de depósitos bancarios” . Y que “la adopción de estas nuevas formas de dinero dependerá de su atractivo como depósito de valor y medio de pago. Se reconoce que estas monedas tienen bajo costo operativo, alta velocidad, se pueden integrar a aplicaciones digitales…muy diferentes a los sistemas bancarios que se emplean en el presente”.

Al reunir estos antecedentes se desprende que, por una parte, la humanidad ha acumulado una enorme riqueza que se incrementa, y que en términos de producto interno bruto global anual, de alrededor de 200 países, según el “Informe de Perspectivas de la Economía Mundial” de abril de 2019, se señala que es de  84.740 mil millones de dólares (84.740.000.000.000) para una población cercana a los 7,7 mil millones (7.700.000.000) de personas, o sea, un producto per cápita de unos US$ 11.000 y, a precios de paridad del poder adquisitivo, el valor es de US$ 17.575.

Por otra parte, hay una existencia de muchos caudales de dinero acaparado en el mundo o que está sin utilización en términos de inversión o de consumo, sobre los cuales se pueden hacer, por lo menos, dos alcances a las autoridades monetarias: la legitimidad de que instituciones y personas dispongan de recursos financieros y de qué manera esa liquidez puede llevar a la anticipación de algunos escenarios que se pueden presentar en la década que se inicia el próximo año.

Finalmente, se puede agregar que el término: “tasa de interés negativa” es porque no se quiere decirlo de manera correcta que es en verdad una “tasa de interés de pérdida o tasa de pérdida de interés” por la que el dinero formal emitido por esa autoridad monopólica al final de cada año ha perdido valor correspondiente a la tasa del año. Aunque se debiera considerar que una responsabilidad mínima para un instituto emisor sería que se mantenga el monto del dinero de comienzos de año al término de él. Esta pérdida se ve incrementada por el aumento que hayan tenido los precios internos en el mismo año.

Lo anterior está señalado en el objetivo principal del Sistema Europeo de Bancos Centrales que es la estabilidad de precios.

2.6 Interrogantes: ¿No es aconsejable tener una mirada sistémica para decidir que, con sólo 3 variables, una independiente y dos dependientes, se produzca o se anticipe un fenómeno tan complejo como la variación del crecimiento económico y de los precios internos?

¿La existencia de grandes volúmenes de riqueza acumulada en el mundo, de las cuales sólo una parte es controlada por los bancos centrales no es una amenaza creciente para la estabilidad de los mercados y para los precios de los bienes y servicios y que es incentivada por las tasas de interés negativas?

Capítulo III. TASAS DE INTERÉS NEGATIVAS Y ESCENARIOS FINANCIEROS PARA LOS INVERSIONISTAS.

3.1 ¿Decisiones públicas o decisiones privadas? Es legítimo que quien dispone de recursos financieros y que no los invierte en actividades productivas haga con ellos lo que le plazca, pero sin duda que su tenencia bajo condiciones de interés negativo afecta y discrimina a los ahorrantes de menores volúmenes y eso no parece ser legítimo y, por lo tanto, la autoridad debiera velar por esta materia y también resguardarlos para que no tengan pérdidas reales. Por eso, no es tan extravagante como lo propuesto por Silvio Gessel de que se cobrara un impuesto sobre la posesión de efectivo para reducir los dineros no utilizados e incentivar un uso productivo, o lo propuesto por Greg Mankiw que sugirió que por medio de una lotería se eligiera al azar números de series de billetes y fueran declarados nulos, de manera que fuera peligroso quedarse con dinero en efectivo, bajo tierra o en una institución financiera.

Lo anterior está muy ligado a la distribución de la riqueza en el mundo, que, según un conocido banco suizo, había en el 2015 casi 34 millones de personas, o sea, el 0,7% de la población que poseía el 45,2% de la riqueza total y que el 10% de las personas más acaudaladas del mundo poseían el 88% de los activos totales. Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional, en relación con la inversión extranjera directa que está depositada en países como Luxemburgo, o los Países Bajos señala que es atraída con tasas de interés negativa, pero con el mérito de evitar pagar impuesto por esos recursos en los lugares que se produjeron.

Además, junto con estos fondos están los que representan casi el 8% del PIB mundial de riqueza privada que está oculta en centros financieros extraterritoriales, algo así como 7 millones de millones de dólares, lo cual se supone proviene de actividades ilícitas. A lo cual habría que agregar lo que indica una noticia del Fondo monetario Internacional, del 1 de octubre, sobre el mercado del arte que “estimado en 67.4 mil millones de dólares en todo el mundo a fines de 2018, …. que incluye robos, falsificaciones, importaciones ilegales y saqueo organizado, puede generar hasta 6 mil millones de dólares anualmente. La parte atribuida al lavado de dinero y otros delitos financieros está en el rango de los 3 mil millones de dólares».

En consecuencia, se hace necesario revisar los roles y misión de los bancos centrales en relación con la determinación de las tasas interés negativas y la compra de bonos o de otras formas de emisión, porque no toman en consideración las otras muchas variables que determinan la cantidad de dinero que hay en el mundo y en cada uno de los países, la riqueza que representa y la gran cantidad de recursos que no contribuyen al desarrollo de los países sino que se transforman en dineros atesorados, por los que no importa pagar para que los custodien.  Y que representan una tremenda bomba potencial de inflación o de hiperinflación con sus peligrosos y potenciales conflictos societarios asociados, en la medida que se inviertan o se gasten, como podría darse en algún escenario futuro.

Por una parte, se debe reconocer que el ámbito que cubren los efectos directos de un cambio de carácter “monopólico y arbitrario” de una tasa de interés por parte de los bancos centrales se refiere a sus consecuencias sobre básicamente dos variables: (1) los precios y (2) el crecimiento de una economía y cuando más a sus efectos sobre los contornos: ahorro, pensiones, excedentes para las instituciones financieras y otras cuestiones por el estilo.

3.2 Repercusiones ampliadas de las tasas de interés. Una tasa monopólica, en un mercado donde cada día hay más medios de pago y de transferencias, tiene  repercusiones como, por ejemplo, en los efectos sobre el empleo cuando se estimula la construcción o la industrialización o cuando se desincentiva; los efectos que tiene en el transporte para incrementarlo o para reducirlo y así, se puede seguir incorporando otros sectores, que aunque se consideren alejados, se ven afectados por un cambio que se presume que está, supuestamente muy distante de esos efectos. Esto ocurre porque no se toma en cuenta que, con el manejo de variables económicas, como sucede en múltiples materias, se inician variaciones que van mucho más allá que los efectos inmediatos en cuanto a, por ejemplo, precios o crecimiento económico. Estos temas no deben estudiarse sólo desde el punto singular, con vista a una o dos variables, sino que también de otras variables y de otros cambios, aparentemente independientes, que estimulan las reacciones y los movimientos que se producen, por muy diferentes razones, en disciplinas, sectores y campos que se supone que no tienen que ver, por ignorancia, de una realidad que está permanentemente interconectada en forma directa.

3.3 Tres posibles escenarios financieros de corto, mediano y largo plazo. Los aciertos y los desaciertos que se han producido por el respeto al “círculo virtuoso de tasa de interés, producto interno y nivel de los precios” para que las economías se desarrollen y entreguen mejores condiciones de vida para toda la población se ha ido transformando en un círculo que es virtuoso para los más acaudalados, porque al mismo tiempo que incrementan sus riquezas se multiplican las poblaciones en la pobreza o en la extrema pobreza. Y estas desigualdades, que diferentes medios de comunicaciones y de publicidad eluden mostrar, conducen a que se esconda a los grupos de personas que viven con el mínimo o que carecen de casi todo lo que se publicita en los medios comerciales de poblaciones desarrolladas.

Con el objetivo de ilustrar, de una manera resumida, como se podría comportar la economía global, la regional o la de los países en los próximos años, y mirando desde el punto de vista de lo que significa de positivo y de negativo de insistir en aplicar el círculo virtuoso “interés, producto y precios” se ha definido un conjunto de tres escenarios que se espera sirva para reflexionar sobre la validez de que los bancos centrales sigan teniendo una acción tan positiva como negativa, encerrándose en sus singularidades, que a todas vista es la negación del desarrollo del conocimiento actual y futuro:

3.3.1 Escenario de exagerado crecimiento de la producción y la demanda global. Las enormes masas de dinero almacenado en diferentes instituciones que cobran por mantenerlas representan una base para anticipar algunos de los escenarios que se han planteados para el mediano como para el largo plazo.

Grandes volúmenes de dinero acumulado que no están siendo invertido por los riesgos de un mundo donde los crecimientos de las demandas se han ido reduciendo, como lo indican las proyecciones de la banca internacional, cuando crece el pesimismo de los acaudalados para invertir o gastar, cuando la pugna entre USA y China está sin fecha de término y se dificulta la elección de las países o economías donde conviene invertir. Este mismo efecto presente se puede transformar en la elección de los países en los que convendría invertir: si cerca de los países en pugna o más bien lejos de los mismos.

A su vez, un crecimiento lento o bajo del comercio exterior puede desatar una pugna entre los países en desarrollo que están dispuestos a recibir esas inversiones y para lo cual estarían dispuestos a dar concesiones especiales a los inversionistas que se instalen en sus naciones, como es la baja de los impuestos, o regalías especiales para incentivarlos.

Al mismo tiempo se vive un mundo donde la dinámica de las innovaciones disruptivas hace tentador esperar a invertir: en un “icono” o en varios “iconos”, que se demoran en aparecer y que no tienen asegurado sus rendimientos positivos, todo lo anterior deja en latencia los miles de millones de euros y de dólares a la gira que están esperando mejores tiempos para ser invertidos o gastados.

Por eso, si se consideran los anticipos que se reconocen sobre necesidades de enorme importancia para la humanidad en los próximos años y que requerirían grandes cantidades de recursos para asignar: (a) a la suavización del cambio climático, (b) a los cambios en los equipos e instalaciones para la incorporación  masiva de las nuevas tecnologías, (c) a la irrupción de un transporte esencialmente no contaminante, en aire, mar y tierra, (d) a la inversión en infraestructuras nacionales actualmente inexistentes en muchos países en desarrollo como puertos, hospitales, centros de desarrollo e innovación, o reubicación de ciudades capitales, (e) en recursos para el mantenimiento y cuidado  del creciente aumento de las personas de la tercera edad, que salen del mercado del trabajo (algunas disponen de recursos líquidos para hacer frente a sus necesidades particulares de salud, cuidado) y con ello, un crecimiento menor de la dotación de personas para el empleo, (f) en las olas de migraciones de zonas o países en guerra, o de bajos ingresos o de procesos políticos de violencia, que deben ser incorporados a mundos diferentes, o (g) a los  recursos para el armamentismo que se acentúe si es que la pugna USA-China se amplifica. Varios de estos cambios posibles podrían ser vistos como oportunidades para invertir dineros que están acumulados y sin uso aparente y ser movilizados en cantidades impresionante para realizar diferentes proyectos y a producir una apertura inmensa para que esos recursos se destinen a la demanda de diversos bienes y servicios a nivel nacional, regional y mundial.

A su vez,  el paso desde una sociedad mundial geocéntrica hacia otra que mira y actúa rumbo a la conquista del espacio exterior y a habitar otros planetas, significa una reconversión y revalorización total de la riqueza de las naciones y un cambio de sus prioridades de inversión en nuevas industrias, en seguridad, en educación y en otras materias que podrían ser también de gran magnitud  para lograr el financiamiento requerido para esas mega aventuras que están fuera de la economía global actual.

Estas reflexiones podrían cambiar los sectores de inversión, abandonando a áreas actuales que aparezcan en forma creciente como peligrosas o desvalorizar zonas por las nuevas mejores opciones.

Como parte de esta evolución global también  sería  posible que ocurriera algún tipo de  acuerdo o condición internacional que invitara a reconstruir las economías que han estado postergadas o que tengan sectores productivos obsoletos, o que están atrasadas en su modernidad, o a mitigar los efectos del cambio climático o a resolver otro tipo de problemas que llegue a ser de un tamaño nunca antes visto que  incentiven a los tenedores de fondos a invertir en diferentes proyectos y naciones, y se produzca una apertura inmensa para que esos recursos se destinen a la demanda de diversos bienes y servicios a nivel mundial.

Un proceso o explosión de este tipo, podría  generar un crecimiento de  la economía mundial del orden del 5% anual, o superior, que podría desencadenar  una inflación incalculable, que haga que quienes se queden con recursos financieros líquidos, dada la inflación mundial, tengan pérdidas enormes en sus capitales,  sin que se haya dado una advertencia, o se haya  anticipado por quienes deben advertirla, porque están cuidando sus puestos, como ya pasó en crisis anteriores o  por tener acuerdos secretos con otros burócratas, con acaudalados y con algunos políticos.

De ocurrir una demanda de bienes y de servicios en estos términos – como un escenario posible –  lo mejor sería que los bancos centrales debieran ser revisados en profundidad, o hasta cambiarlos por otro mecanismo, porque a lo que habrían llegado, con la tasa de interés negativa, a fomentar los enormes incrementos en la masa de dinero líquido que no se invirtió en crear riqueza, sino que se transformó en atesoramiento improductivo por muchos años.  Por eso en este escenario, ¿qué importa para los acaudalados que la tasa de interés sea negativa, si eso es como pagar un precio porque les custodien en forma más o menos segura sus fondos (inmovilizados en vez de invertirlos en desarrollo) para tiempos más atractivos? Pero, para un jubilado una tasa de interés negativa es un viaje a una vida cada día más precaria y fundirle los ahorros que ha realizado con gran esfuerzo a lo largo de su vida. ¿Y qué pensarán los trabajadores activos que están ahorrando para su pensión futura? Los ciudadanos no votan para que desaprensivos burócratas que tienen remuneraciones millonarias, tomen esas decisiones con la creación de una nueva economía donde la tasa de interés negativa pueda ser un incentivo para crear un colapso local o global con desarrollo y crecimiento.

3.3.2 Escenario de suave crecimiento de la producción y la demanda global. Este es un escenario que reflejaría unos estados en los cuales se mantiene las tensiones entre USA y China, pero que conducen a reasignaciones lenta de inversiones a mercados que sean más independientes de la pugna y que en forma paulatina y en cantidades que corresponden a una economía mundial que crece entre 1 y 3% al año y en que los bancos centrales continúan manteniendo las tasas de interés negativas o cercanas a cero.

Si se considera que la economía global creciera como máximo un 1% anual eso significa que se agregaría a la riqueza global una cantidad del orden de entre 900 a 140 mil millones de dólares adicionales.

Este sería un escenario en el que se mantiene la economía mundial tal como ha estado insinuándose en estos dos últimos años, en el que se mantienen los actuales fondos ociosos y, por otro lado, crecen los fondos disponibles, porque se considera que las condiciones no son propicias para ponerlos a trabajar en nuevos proyectos internacionales y nacionales que sean atractivos y rentables dadas las condiciones de incertidumbre previstas.

3.3.3 Escenario de desaceleración de la producción y la demanda globalEn este escenario se manifestaría una economía mundial en que se incrementen las disputas no sólo entre USA y China, sino que además se produjeran  nuevos puntos de conflictos internacionales por motivos religiosos, del petróleo, de movimientos políticos, separatistas  y sociales, como por ejemplos: el Brexit y los países interesados en desunir la Unión Europea; Italia o Grecia; los conflictos políticos y sociales en   Hong Kong;  de los chalecos amarillos en Francia; el crecimiento de  la pobreza en Argentina y en Venezuela y sus problemas interiores y exteriores;  los conflictos con Irán; los cambios posibles en  Turquía; los conflictos de Rusia con sus antiguos miembros; las guerras y conflictos en Asia Menor; las migraciones de poblaciones de bajos ingresos y de pobres conocimientos que incrementen las tensiones nacionales y globales; o los pasos siguientes que de la República Popular China hacia la dictadura o hacia la democracia.

Se puede imaginar que los bancos centrales ante este escenario seguirán impulsando las bajas de la tasa de interés, que sin embargo no tendrá efecto en la demanda y, por lo mismo, en la elevación de los precios, pero que incrementaría la desocupación y los conflictos sociales asociados a la desocupación y a la pérdida de poder adquisitivo. Bajo estas condiciones se podría esperar que la economía mundial no crezca o lo haga a lo más bien entre un – 1% y un 1% anual.  Por eso, se ha planteado que para detener una crisis económica es necesario que se parta con una tasa de interés que se pueda bajar entre 4 o 6% para que tenga un efecto positivo en un tiempo relativamente cercano, lo cual queda en duda con todo lo presentado en este capítulo y los anteriores.

De llegarse a estados como el citado muchas de las democracias que estén en este escenario tendrán dificultades internas, cambios de gobiernos, populismo y grupos de empresarios que se mantenga a la expectativa sin iniciar nuevas proyectos e inversiones y un desempleo creciente que invite a acciones violentistas por parte de los grupos más extremistas de cada nación afectada.

Un estudio reciente, a nivel mundial, del Fondo Monetario Internacional señala que el índice de “incertidumbre de la política comercial está aumentando bruscamente, habiéndose mantenido estable en niveles bajos durante aproximadamente 20 años.”  Y que esa incertidumbre es más baja fuera de las economías avanzadas, como es para Medio Oriente, Asia Central y África y mucho menor para las economías de bajos ingresos.

 

Este escenario de desaceleración toma en consideración otros indicios con consecuencias aún mayores. Puesto que una situación negativa que se observa en el presente no empezó en los dos últimos años, sino que es la consecuencia de no haber sido capaces de vislumbrar, desde hace unos 20 años, que los crecimientos altos de China – alimentados por los consumos del occidente – no podían sino llegar a producir reacciones muy “fuertes” de quienes se sintieran amenazados económica y políticamente.

 

3.4 Colofón. Se debe tener presente que la enunciación de diferentes futuros a través de la descripción de escenarios o anticipación de ellos a través de ésta o de otras metodologías como Delfos o sistemas de inteligencia artificial (IA) y uso de gran data (GD) no solo describe posibles futuros, sino que interviene lo que podría ser esos futuros posibles. Puesto que su sola lectura y estudio puede incentivar a tomar decisiones a los gobiernos, a las empresas, a los grupos humanos y a los individuos, en el presente, que hagan más posible o más imposible que alguno de esos escenarios se lleguen hacer realidad.

 

También se quiere reflejar con los escenarios presentados, en síntesis: que la incertidumbre de la política financiera y comercial se expanda a otros aspectos de la vida humana por una visión sesgada y muy singular de las decisiones de los bancos centrales con respecto a las tasas de interés.

 

Por eso importa el seguimiento y la trazabilidad de estos escenarios, con el objetivo de incorporar una visión intersticial a la elaboración de ellos, lo que se presentará en otro artículo.

 

3.5 Interrogante: ¿Cuál es para Ud. el escenario que está más cerca de sus propias anticipaciones, de qué manera la tasa de interés negativa puede hacerlo más intenso y de qué manera puede Ud. influir para que el de menos mérito no ocurra?

 

Capítulo IV. MODERNIZAR A LOS BANCOS CENTRALES CON LA APLICACIÓN DE NUEVOS PARADIGMAS.

4.1 De clásicos paradigmas singulares a los ecosistemas y el avanzado conocimiento intersticial. Desde hace algún tiempo se ha empezado a aplicar dos nuevos conceptos para un mejor conocimiento, comprensión y manejo de sistemas complejos. Se ha señalado a lo largo de este artículo,  que se busca relacionar los cambios en una variable, por ejemplo: la tasa de interés, con las múltiples  interrelaciones y efectos  que van en diferentes direcciones a influir sobre otros recursos y bienes y que obligan a tener en consideración aspectos como los siguientes: un problema complejo a resolver o un objetivo complejo a conseguir no se logra simplemente con la aplicación de una singularidad y ni siquiera con la suma de los conocimientos de un conjunto de singularidades (interdisciplina).

Se avanza en la comprensión del problema o de la solución cuando se dispone de un método reconocible para identificar los aspectos particulares de cada singularidad que al combinarlos proveen nuevos conocimientos, por sobre los que se reconocen en las interacciones previas, pero que se influyen de manera superior con la identificación del interior y de los contornos del problema o de las soluciones. Este es un paso esencial en el trabajo con un “ecosistema”, que es anterior a trabajar para llenar los vacíos existentes en aspectos, características o propiedades de las singularidades, especialmente cuando se llega a situaciones, por ejemplo, contrapuestas o antagónicas. Este es el paso siguiente en el que se puede aplicar lo que se ha definido como “conocimiento intersticial”.

Al considerar la aplicación del ecosistema, se está en mejores condiciones para estudiar, diseñar y manejar los problemas complejos existentes y para hacer frente a la realidad de manera más coherente y completa que las formas más tradicionales de analizar y de actuar en este tipo se situaciones. Al emplear uno o más contenidos, disciplinas o profesiones singulares para enfrentar o solucionar problemas complejos, sus limitados puntos de vista obligan a llegar a compromisos para no negar las razones fundamentales de las contradicciones o puntos ciegos a los que se llega con el simple manejo de conocimiento de las singularidades en juego. Y así, no se avanza en la generación de soluciones alternativas y adecuadas que sean de mayor valor.

Se echa de menos que los bancos centrales no avancen en la aplicación de, por lo menos un esbozo, de un ecosistema donde puedan manejar la historia de los resultados que se han logrado con los movimientos de las tasas de interés positivas y, en particular, de las tasas de interés negativas.

Y cuando se aplica el incipiente conocimiento intersticial lo que se busca es llenar los vacíos de conocimiento que existen entre los atributos y los propósitos de diferentes elementos o singularidades, para encontrar relaciones que hasta ese momento son desconocidas y que cuando se encuentran puede llegar a ser un conocimientos indispensables para descubrir respuestas inéditas para el tradicional conocimiento disciplinario singular y, por lo tanto, llegando a obtener, cada día, respuestas más certeras para la resolución de los innumerables problemas más complejos que trata la humanidad. A su vez, este conocimiento se puede emplear, de una manera muy eficiente para demostrar algunas de las muchas deficiencias que tienen los avances en las ciencias singulares, porque pone de manifiesto algunas de las debilidades de los aciertos de los modelos científicos tradicionales.

La aparición del conocimiento intersticial llega como un agregado a la forma tradicional del conocimiento y su desarrollo. Se puede considera que gran parte del conocimiento se da en la singularidad de los términos, así como en la singularidad de los conocimientos contenidos en disciplinas, temas, técnicas, ciencias o profesiones (como la economía monetaria) y en particular por el nuevo conocimiento que surge de cada una de ellas. El conocimiento intersticial parte del reconocimiento de que una parte es el conocimiento total actual, que es como una gran esfera y, otra cosa diferente, que es todo el espacio de nuevos conocimientos se están fuera de ella, esperando ser identificados.

A partir de lo anterior hay, por lo menos, dos posibles caminos: (1) el nuevo conocimiento que nace a partir de una singularidad, que se puede obtener por diferentes medios y que se prueba muchas veces con el método científico tradicional. Ese nuevo conocimiento (hallazgo) hasta antes de su reconocimiento estaba fuera de la esfera, pero continúa formando parte de la singularidad respectiva y (2) el nuevo-nuevo conocimiento que nace de indagar, en lo desconocido, o sea, en el espacio que está fuera de la esfera; que se encuentra en las distintas  combinaciones de características, atributos u objetivos de diferentes singularidades que se puedan hacer y los vacíos que queden entre ellas, para luego llenar esos espacios vacíos con otras características, atributos u objetivos de otras singularidades hasta obtener un nuevo conocimiento, a partir del hecho de que en la realidad todo está interrelacionado. Este es uno de los métodos que se ha aplicado y que se sugiere para desarrollar el conocimiento intersticial.

A continuación, se pueden hacer muchas inferencias, como que el avance en el conocimiento de las singularidades será siempre incompleto y sujeto a revisión, por lo que las verdades absolutas, como en el caso de los bancos centrales: la autonomía o el manejo de la oferta monetaria estarán de paso, como todo en el progreso del conocimiento de la humanidad.

4.2 ¿Los beneficios del ecosistema afectan la razón de ser de los bancos centrales? La introducción del avanzado concepto de “ecosistema” permite encontrar nuevas razones para incentivar la eliminación o los cambios profundos a la misión y actividades de los bancos centrales en relación a la tasa de interés y sus repercusiones reales y deseadas.

Por una parte, se debe reconocer que el ámbito que cubren los efectos directos de un cambio de carácter “monopólico”, fuera de las razones del mercado, de una tasa de interés se refiere a sus consecuencias sobre básicamente dos variables: (1) los precios y (2) el crecimiento de una economía y cuando más a sus efectos sobre los contornos: ahorro, pensiones, consumo, excedentes para las instituciones financieras y otras cuestiones por el estilo.

Pero, sus repercusiones son muy complejas y superiores a ellas como, por ejemplo, los efectos sobre el empleo cuando se estimula la construcción o la industrialización o cuando se desincentiva, los efectos que tiene en el transporte para incrementarlo o para reducirlo y así se puede seguir incorporando otros sectores, que aunque se consideren alejados, se ven afectados por un cambio que se presume que está muy distante de esos efectos. Todo esto ocurre porque no se toma en cuenta que, con el manejo de variables económicas, como ocurre en múltiples materias, se inician variaciones que van mucho más allá que los efectos inmediatos en cuanto a, por ejemplo, precios o crecimiento económico. Estos temas no deben estudiarse sólo desde el punto de vista de una o dos variables, sino que también de otros cambios, aparentemente independientes,  que estimulan las reacciones y los movimientos que se producen y desencadenan, por muy diferentes razones, en variables que se supone que no tienen que ver, por ignorancia,  de una  realidad que está permanentemente interconectada directamente, en el caso de este tema, con el cambio en el valor de la tasa de interés o el futuro de la variación de la tasa anual de crecimiento económico y de la variación en los precios. En resumen: los problemas de alta complejidad – como los económicos y otros – no admiten una resolución a través teorías o modelos disciplinarios singulares no sistémicos que sobre simplifican la realidad reduciéndola a solo unas pocas variables.

Al considerar la aplicación del ecosistema, se está en mejores condiciones para estudiar, diseñar y manejar los problemas complejos existentes y para hacer frente a la realidad de manera más coherente y completa que las formas más tradicionales singulares de analizar y de actuar en diferentes situaciones que enfrentan las sociedades

Sólo a modo de ejemplo, si un cambio de tasa de interés se supone que producirá un efecto en el incremento de la construcción en infraestructura, sin duda que habrá una reacción en aspectos financieros, así como en el incremento de proyectos para producir las nuevas construcciones, los que se supone requerirán personal calificado, transporte, almacenamiento, autorizaciones de parte de autoridades nacionales, y locales, evaluaciones de los impactos ambientales, reacciones positivas o negativas de grupos de ciudadanos, comunicaciones, y así se puede seguir incorporando, otra larga lista:  si se dispondrá de los materiales, de la maquinaria, de los derechos, de las patentes o de las innovaciones para producir el resultado final.

Aunque en la realidad no es sólo el tipo y el número de interdependencias que deben entrar en juego, sino que es también importante, la secuencia entre ellas y los tiempos que demoran en ser efectivas o en hacer efecto. Este tipo de interacciones era muy difícil de hacer cuando no existían, hace como 30 años, sistemas digitales y de administración de proyectos complejos para el manejo de grandes volúmenes de data. Hoy día ese tipo de técnicas y metodologías facilitan la inclusión de las múltiples y diferentes ramas de actividades y tareas que se deben hacer para lograr un resultado complejo, así como para tomar decisiones importantes cuyos recorridos de las variables asociadas, directa e indirectamente, se pueden simular para anticipar los resultados que sería posible obtener con tales decisiones.

4.3 Los beneficios de la aplicación del conocimiento intersticial a las decisiones económicas y financieras. Se ha señalado algunas de las oportunidades donde vale la pena aplicar el conocimiento intersticial, es decir, buscar el llenado de los vacíos que existen entre los atributos y los propósitos de diferentes elementos o singularidades y, por ese camino, encontrar relaciones que hasta ese momento son desconocidas y que pueden ser conocimientos indispensables para llegar a respuestas inéditas para y por el tradicional conocimiento singular.

Sobre la base anterior se debe diseñar y utilizar – previamente –  un “ecosistema económico” cuyo propósito podría estar centrado en, por ejemplo, el crecimiento económico, el que debería tomar en consideración muchas otras variables financieras y económicas y otras que provienen de otros tipos de conocimientos no económicos. Se debe interrelacionar e integrar las variables económicas con cuestiones tales como: los recursos necesarios internos, o si hay que atraerlos desde el exterior, los sectores que tienen expectativa de desarrollo, la disponibilidad de  personas calificadas y talentos para desarrollar los proyectos para las nuevas inversiones, si el desarrollo de nuevos productos o servicios se debe dirigir al consumo interno o a la exportación, si se dispone de mercados competitivos o de monopólicos, si se dispone de la nuevas tecnologías para ser más productivos, si los centros de educación superior están formando a los profesionales para participar en el desarrollo, si hay que seleccionar los territorios donde el desarrollo sea más potente, y muchas variables  más, algunas de las cuales se modificarán, además, por otros cambios independientes, las condiciones legales y las ambientales que están en funcionamiento, el espíritu emprendedor  de la comunidad y muchos otros más y que son diferentes a los que impulsen a las modificaciones de la mera tasa de interés por parte de los bancos centrales.

 

Con respecto a la aplicación del conocimiento intersticial se puede decir que debiera ser un paso más avanzado para el mejor diseño y manejo de los ecosistemas. Es decir, que cuando se tenga un cierto dominio público previo del ecosistema, recién se podrá ir a la aplicación del conocimiento intersticial. Pero para eso hay que primero introducirlo en la educación superior y luego, en todos los niveles de la educación de manera que forme parte del “ecosistema del conocimiento” de una sociedad, que busca en los nuevos conocimientos una base más sólida para progresar.

4.4 Los bancos centrales no se están logrando los resultados esperados. En primer lugar, se reconoce que por ahora las decisiones de los bancos centrales de impulsar tasas de interés positivas más bien bajas, o negativas o de pérdidas, no están produciendo, en los tiempos estimados y magnitudes, los resultados que se han anticipado. Es por eso, que se debe hacer una revisión exhaustiva – crítica autocrítica y propositiva – al respecto.

 

Por una parte, porque se refiere a un conjunto muy limitado de variables, porque no da explicaciones sobre los efectos negativos y positivos que produce y porque no entrega antecedentes sobre el movimiento de las otras variables que conducen a la variación de los precios y al crecimiento económico de un país o de una región y porque el tiempo de respuesta es una gran incógnita, que invalida muchas veces, todo lo anterior.

 

Su limitado campo de acción tal vez era importante en el tiempo de la creación de los bancos centrales, hace casi un siglo y en economías menos abiertas, es decir hace muchos años, así como su inclusión de la autonomía, lo cual era más posible cuando el sentido de la invisibilidad, de la no transparencia de la información y de los acuerdos secretos eran una norma, pero de eso han pasado décadas y muchos errores cometidos en su nombre.

 

Hay que recordar todas las oportunidades en las que han ocurrido crisis y en las cuales los bancos centrales no han tenido mucho éxito para anticiparlas o para reducir sus efectos en forma previamente planeada.

 

La aparición de multitud de formas que se han creado para ampliar los mercados financieros globales está presente desde hace décadas y sin duda se seguirán expandiendo como las cripto monedas o monedas estables, o los derivados. Lo que muestra que el poder absoluto de los bancos centrales y su importancia relativa se ha puesto en duda una vez más, ya que aparecen algunos sistemas competidores que carecen de reconocimiento, pero representan un avance en cuanto a que son transacciones anónimas, electrónicas, que no constituyen pasivo de alguien y que permiten intercambios entre pares. Pero también hay otras brechas para el actual estado de desarrollo y lo constituyen las relaciones financieras entre personas que manejan el mercado de los narcóticos, el mercado de los juegos de azar, los mercados de los prestamistas y usureros, todos ilegales, o que son ignorados o no suficientemente considerados en las decisiones, pero que si influyen e impactan en el mercado financiero legal.

 

4.5 Sin Estrategia País es difícil impulsar el desarrollo sólo con la tasa de interés. En general, muchos políticos, decisores de países o del mundo, parecen desconocer que para que un país que crezca necesita mucho más que una tasa de interés.  Se olvidan los decisores actuales que una economía no se va a desarrollar en una dirección determinada si es que la clase política no logra ponerse de acuerdo en una Estrategia País. Pensar que sólo con una decisión de una tasa de interés monopólica se logre, es sólo una ilusión más, en un mundo cada día más complejo y multidimensional.

 

4.6 Hay que entrar a la aplicación de las nuevas tecnologías. Las nuevas tecnologías y el manejo de la data hacen posible hoy día tener un mejor control de los valores históricos de las variables económicas, políticas, sociales, ambientales y tecnológicas para manejar un problema complejo como es el desarrollo de un país. Además de que una preocupación constante de anticipar escenarios u otros métodos de anticipación no proyectivos facilitarían el trabajo a los decisores en los ambientes de incertidumbre y de riesgo. Por lo tanto, es indispensable que la clase política esté en condiciones de manejar las nuevas tecnologías como son: (1) los Ecosistemas y (2) el emergente Conocimiento Intersticial. Una clase política que esté en condiciones de hacer avances significativos en el desarrollo de una región o de un país requiere de muchos nuevos conocimientos, o de un apoyo técnico, sobre el contenido y los avances que se pueden hacer con las nuevas tecnologías, es imprescindible para trabajar en las actuales condiciones en las que se producen los intercambios nacionales e internacionales, donde cada día muchos de los problemas reales se van alejando de sus pretendidas doctrinas y  principios tan obsoletos como los “ismos”. Por eso, se observa que en política se manejan los recursos de manera ambigua y con poca verdadera transparencia, por lo que se hace necesario hacer una renovación de esos cuadros políticos que están centrados en soluciones singulares. Se podría esperar que empleando el avance del conocimiento intersticial se tienda a crear condiciones para la equidad y el desarrollo equilibrado de las naciones, que impulse la igualdad entre las personas y el bienestar.

4.7 Conclusión: ¿No sería el momento para entrar a revisar profundamente la institución “Bancos Centrales” en el mundo; antes de que se llegue a situaciones aún más complejas y en que la reina de las finanzas la “tasa de interés” y decidida solo por un grupo de burócratas monetaristas singulares, y elegidos a su vez por un grupo de políticos, sea enterrada para siempre?… Son instituciones centenarias que no se han modernizado y que están alejadas de la aplicación real de las nuevas tecnologías y, por lo tanto, hay que revisar su existencia, antes que sus decisiones entierren las economías del planeta.

 

       

Coocrea Team Publishing OLIBAR x Responsabilidad Profesional         

Interstitial Knowledge & Strategies & Managament -since 1972-                                                                                                                                                                   

Preside: Carlos Olavarría Aranguren, Master of Science M.I.T / U.S.A

Referencias de publicaciones de olibar Consultores

 

1.- Apocalipsis Central y Desarrollo. Junio 2019.

2.- El fin de la TPM y arcanas teorías en la era de innovación: hasta cuando se hacen anticipaciones económicas que no conducen al desarrollo. Febrero 2018.

3.- TPM y Leyes de Sardar: crecer o no crecer. Junio 2017.                                                                                                                                               4.- Subcrecimiento económico de Chile. Marzo 2017. 2017.                                                                                                                                        5.- Tasas monetarias de bancos centrales y el valor real del dinero. Febrero 2017.                                                                                                      6.- Ruletas de la FED artificial intelligence. Febrero 2016.                                                                                                                                                7.- Requiéscat in peace rip o innovación de bancos centrales. Abril 2016.

8.- ¿Cuán ciertos son los valores anticipados de los indicadores económicos? Diciembre 2016.                                                                                 9.- Crecimiento, equidad e innovación. Diciembre 2016.                                                                                                                                              10.- Y quién está a cargo del crecimiento económico nacional gobierno y o banco central. Septiembre 2016.                                                              11.- Ya no interesa el desarrollo económico del país. Mayo 2016.

12.- En busca de la economía perdida. Febrero 2016.                                                                                                                                                      13.- Falta explicación/solución por desviación de previsión inflacionaria. Noviembre 2015.                                                                                     14.- Eco-no-mía Equivocaciones o teorías caducas. Septiembre 2015.                                                                                                                       15.- Se equivocó el economista. Septiembre 2015.                                                                                                                                                      16.- Es posible mejorar la anticipación de las cifras económicas. Febrero 2015.                                                                                                           17.- Agencia de estudios del futuro (ADEF) para chile. Noviembre 2014.                                                                                                                                 18.-  Anticipaciones equivocas su impacto en el impresionante declive económico. Octubre 2014.                                                                          19.- ¿Mundo al revés o atrasen el año? Septiembre 2014.                                                                                                                                              20.- ¿Y de nuevo lo mismo con la TPM y el IPC? Agosto 2014.

21.- Crecimiento o inflación falso dilema: cuál es otra verdad con la TPM. Agosto 2014.                                                                                           22.- El que esté libre de lucro. Abril 2014.                                                                                                                                                                       23.- Qué pasará: pregúntele a la TPM. Marzo 2014.                                                                                                                                                       24.- Tasa de política monetaria a la baja: ¿Qué pasará con: dólar, combustible, crecimiento e inflación? Febrero 2014.                                          

25.- La nueva TPM y la tan anticipada reactivación. Noviembre 2013.                                                                                                                     26.- TPM a la baja la baja: ¿Será una vez más tarde como fue en décadas pasadas? Octubre 2013.                                                                                         27.- IPC de Febrero: estimaciones, equívoco y off inflación. Marzo 2013.                                                                                                               28.- Por favor mejorar los pronósticos para el 2013. Noviembre 2012.                                                                                                                             29.- Europalypse Now: 40 años de escenarios: aciertos y desaciertos estratégicos. Agosto 2012.                                                                                            30.- Cuando un escenario no basta. Julio 2012.                                                                                                                                                                 31.- Inflación: otra vez tarde a la jugada Banco Central. Julio 2010.                                                                                                                            32.- Actuar proactivamente y ex – ante que se desate la inflación de post crisis. Noviembre 2009.                                                                                        33.- Hamlet Economista. Diciembre 2008.                                                                                                                                                                         34.- Tasas monetarias y valor real del dinero. Le Monde Diplomatique.                                                                                                                        35.- Libro “Decisiones Desafío Ejecutivo

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.