¿Ola de optimismo? Recuperación económica puede ser posible para América Latina

0
26

Por: Moris Beracha

Los indicadores económicos no siempre han sido benevolentes con Latinoamérica, a excepción de algunos casos puntuales. Y ahora, para reforzar la ingente y tradicional crisis económica y social que afecta a la región, la pandemia sigue contribuyendo con el caos económico y social presente.

En tazón de su vulnerabilidad sanitaria, América Latina ha pasado a ser la zona más afectada de la urbe mundial en términos absolutos. Once de sus países están en la lista de los que han registrado un mayor número de contagios per cápita. Y, además, las predicciones sobre el comportamiento de la economía no dan muchas esperanzas de recuperación a corto y mediano plazo, salvo muy contadas excepciones.

Todo suma. Ya incluso se ha comenzado a reflotar la idea de una nueva “década perdida” para la región. Veamos por qué.

La Comisión Económica para América Latina pronostica el incremento del desempleo, la informalidad, la desigualdad, la pobreza y la extrema pobreza. Se prevé que unos 45 millones de latinoamericanos ingresen al umbral de la pobreza. Pasarán de ser 185.5 millones (2019) a 230.9 millones (2020), es decir 37,3% del total de la población regional.

Mientras tanto, el Fondo Monetario Internacional predice una caída de 9,4%. Situación por demás terrible, pues por todos son conocidas las carencias de orden económico y social en las cuales subsiste el grueso de los habitantes del llamado “nuevo continente·. De no haber un consenso entre los gobiernos regionales sobre cómo unir esfuerzos para atacar los efectos post pandemia, los números podrían quedarse cortos.

No obstante estos indicadores negativos, al parecer no todo está perdido. Pese a las circunstancias actuales, y el caos que ronda por Latinoamérica, algunas cifras dan un cierto halo de esperanza en algunos países. Aunque la denominada recuperación en “V” en esta zona del planeta sigue siendo un tanto difícil, ello dependerá de la confianza que se tenga en el futuro y del ímpetu y acierto con el cual se diseñen y ejecuten las medidas necesarias para dar un nuevo rumbo a la economía, y propiciar su rescate.

En este orden podemos hacer mención del caso de Brasil. Según datos aportados por el Instituto Brasileño de Economía, la economía en el gigante del sur comienza a repuntar lenta, pero progresivamente. Por su parte, el Instituto Mexicano de Ejecutivo de Finanzas señala que las finanzas de ese país se recuperan “con fragilidad”.

Expertos internacionales confían en que el escenario económico cambie para bien en varios países de la región. Las expectativas siguen siendo positivas para Chile, Colombia y Uruguay, Paraguay y Perú. ¿Se sumarán otras naciones a esta corriente de optimismo económico?

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.