ENTRE PICHANGA Y PICHANGA SALÍAN BUENOS JUGADORES.-

0
16

Por: Hugo Pérez White

Recuerdo con nostalgia aquellos lejanos días  en que nos juntábamos los compañeros del barrio de las calles Miraflores y Chorrillos en la hermosa ciudad de Puerto Montt  que aún no crecía en forma desmesurada como lo es en la actualidad, ya convertida en una mega ciudad, donde ya no hay tiempo ni lugares, para jugar fútbol como en aquellos días que estoy comentando.-

Todas las tardes después de cumplir con las tareas escolares  nos juntábamos  a jugar fútbol en una cancha improvisada en  un sitio eriazo ubicado en la costanera entre la gobernación marítima y la escuela de niñas No 1 conocida cariñosamente como “la pollitas”.-

Ahí formábamos los equipos,  poníamos piedras para señalizar los arcos, medíamos los pasos para lo penales y tratábamos de emular a los grandes jugadores de la ciudad que lucían sus nombres en las selecciones del puerto.-

El fútbol de Santiago lo seguíamos sólo por los relatos del destacado locutor Darío Verdugo y que nos ponía al borde de las radios para escuchar dichos encuentros.-

La pelota era de cuero que alguien la había conseguido para la ocasión y pese a la dureza de su contenido, nuestros pies sufrían los estertores de las jugadas sin compasión que se daban para conseguir los ansiados triunfos barriales.-

Ya llegada la noche subíamos como arañas los bordes del cerro y llegábamos a nuestras casas felices y contentos por las emociones de nuestro habitual juego del fútbol que ya en esa época era pasión de multitudes y estoy hablando de los años cuarenta y tantos del siglo pasado.-

Los años pasaban raudos como el viento y de aquellos niños que jugaban a orillas del mar, sin importarles el estado del tiempo,  pasaron a formar parte de las huestes juveniles de los equipos afiliados a la ANFA y muchos de ellos cumplieron sus sueños e hicieron de este deporte el motivo de sus vidas y cada uno marcó su propio destino.-

En ese entoces ya lo gobiernos se empezaron a preocupar de organizar el fútbol a nivel nacional con la creación de organimos que dedicaran todos sus iesfuerzos en fomentar esta actividad deportiva en todas las ciudades y fue así como se creó la Dirección Nacional de Deportes del Estado y mediante un organigrama bien organizado permitió que el fútbol amateur tomara mayor efectividad en los barrios y poblaciones y la organización de asociaciones que se preocupaban de hacer cumplir las disposiciones emanadas de las entidades superiores del país.-

Una ejemplar  medida de la Digeder  fue contratar en sus filas administrativas como personal de su planta al entrenador de fútbol de nacionalidad húngara Máximo Garay y él se encargó de  viajar por las principales ciudades del país y en cada lugar formó entrenadores de fútbol que una vez  tenidos los títulos correspondientes éstos eran acreditados con un diploma de la dirección de Deportes y cn ese diploma en las manos los entrenadores teníamos la posibilidad de ejercer dichas funciones a cargo de los equipos que accedieran a sus contrataciones.-

El auge tomado por el fútbol culminó el año 1962 con la realización del Campeonato Mundial de Fútbol realizado en nuestro país y donde logramos conseguir para Chile, el tercer lugar entre los mejores equipos del mundo.-

PUBLICIDAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.